sábado, 31 de julio de 2021

LOS CDC RECONOCEN QUE CUANDO DISEÑARON LA PRUEBA DEL VIRUS ... NO DISPONÍAN DE VIRUS ALGUNO



El CDC ha emitido un documento que está repleto de admisiones interesantes y reveladoras. El comunicado, titulado "21/07/2021: Alerta de laboratorio: Cambios en la RT-PCR de los CDC para las pruebas de SARS-CoV-2" comienza de una forma explosiva:

“Después del 31 de diciembre de 2021, los CDC retirarán la solicitud a la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE.UU. (FDA) para la Autorización de uso de emergencia (EUA) del Panel de diagnóstico de RT-PCR en tiempo real (...). Los CDC están proporcionando este aviso previo para que los laboratorios clínicos tengan el tiempo suficiente para seleccionar e implementar una de las muchas alternativas autorizadas por la FDA ”.

Mucha gente cree que esto significa que los CDC están renunciando a la prueba de PCR como un medio para "detectar el virus". No creo que los CDC estén diciendo eso en absoluto.

Dicen que se seguirá utilizando la tecnología PCR, pero están reemplazando lo que busca la prueba con una mejor "muestra de referencia". Un mejor marcador. Un mejor objetivo. Un mejor fragmento de ARN supuestamente derivado del SARS-CoV-2.

Los CDC/FDA confiesan que ha habido un PROBLEMA con la prueba de PCR que se ha venido utilizando desde febrero de 2020 para detectar el virus.

En otras palabras, los millones y millones de “casos de COVID” basados en la prueba de PCR en uso son todos sospechosos.

Para confirmar esto, el documento de los CDC se vincula a un comunicado de la FDA titulado "Datos comparativos del panel de referencia del SARS-CoV-2", donde se reconoce que:

“Durante los primeros meses de la pandemia de la Enfermedad del Coronavirus 2019 (COVID-19), las muestras clínicas [del virus] no estaban disponibles para los desarrolladores de IVD [diagnósticos in vitro] para detectar el SARS-CoV-2. Por lo tanto, la FDA autorizó los IVD basándose en los datos disponibles de muestras artificiales generadas a partir de una variedad de fuentes de material del SARS-CoV-2 (por ejemplo, ARN específico de gen, ARN sintético o ARN viral de genoma completo) para la evaluación del desempeño analítico y clínico. Si bien la validación con estas muestras artificiales proporcionó una medida de confianza en el rendimiento de la prueba al comienzo de la pandemia, no es factible comparar con precisión el rendimiento de varias pruebas que utilizaron muestras artificiales porque cada prueba validó el rendimiento utilizando muestras derivadas de diferentes genes específicos, fuentes de ácido nucleico sintético o genómico".

Traducción: Nosotros, en el CDC, no teníamos una muestra del virus SARS-CoV-2 cuando inventamos la prueba de PCR para el SARS-CoV-2. Sí, es increíble, ¿verdad? Y esa es la prueba que hemos estado usando todo este tiempo. Así que CONTRIBUIMOS con muestras del virus. Fabricamos. Mentimos. Inventamos secuencias de genes sintéticos y DIJIMOS que estas secuencias DEBÍAN ESTAR cercanas a la secuencia del SARS-CoV-2, sin tener la menor idea de lo que estábamos haciendo, porque, de nuevo, no teníamos un espécimen del virus. No teníamos pruebas de que HABÍA algo llamado SARS-CoV-2.

Este increíble documento de la FDA dice que la Agencia ha otorgado aprobación de emergencia a 59 pruebas diferentes de PCR desde el comienzo de la (falsa) pandemia. 59. Y, "... no es factible comparar con precisión el rendimiento de varias pruebas que utilizaron muestras artificiales porque cada prueba validó el rendimiento utilizando muestras derivadas de diferentes fuentes de ácido nucleico genómico, sintético o genómico".

Traducción: Cada una de las 59 pruebas de PCR diferentes para el SARS-CoV-2 decía mentiras diferentes e inventaba diferentes fabricaciones sobre la composición genética del virus, el virus que no teníamos. Entonces, obviamente, estas pruebas darían resultados poco fiables.

PERO, no se preocupe, sea feliz, porque AHORA, los CDC y la FDA dicen, realmente tienen muestras reales del virus del SARS-CoV-2 de los pacientes; tienen mejores objetivos para la prueba de PCR, y los laboratorios deberían comenzar a prepararse para las pruebas nuevas y mejoradas.

En otras palabras, estaban mintiendo ENTONCES, pero no están mintiendo AHORA. Estaban "ideando", pero ahora, justamente ahora, están diciendo la verdad y debemos creerles.

Si cree eso, tengo a la venta agua de la Fuente de la Juventud, extraída del sistema contaminado con plomo de Flint, Michigan.

Lo que han llamado "aislamiento del virus" es lo más lejano que puede pensarse a un riguroso proceder científico:

Tienen una sopa que hacen en sus laboratorios.

Esta sopa contiene células humanas y de mono, sustancias químicas y drogas tóxicas, y todo tipo de material genético aleatorio. Debido a que las células comienzan a morir, los investigadores ASUMEN que un poco de moco de un paciente que dejaron caer en la sopa está causando la muerte, y EL VIRUS debe ser el agente asesino en el moco.

Esta suposición es totalmente injustificada. Los medicamentos y los productos químicos podrían estar matando las células, y los investigadores también están privando a las células de nutrientes vitales.

No hay pruebas de que el SARS-CoV-2 esté en la sopa, o que esté matando a las células, o, sencillamente, de que exista.

Sin embargo, los investigadores califican a la muerte celular de "aislamiento del virus".

La virología equivale a "cómo difundir estupideces para ganarse la vida y asustar al mundo". Aparte de eso, es perfecta (para hacer negocio, nota del "blogger").

Jon Rappoport
(Fuente: https://blog.nomorefakenews.com/; Traducción: Astillas de Realidad)

viernes, 30 de julio de 2021

CULPAR A LOS NO VACUNADOS DE LAS NUEVAS CEPAS ES UN DISPARATE CIENTÍFICO



De acuerdo con la evidencia científica, la narrativa de que las personas no vacunadas son fábricas de virus para variantes más peligrosas es absolutamente falsa, y solo obedece al criminal proyecto de culpabilizar a los no inoculados por los efectos dañinos que producen las "vacunas".

El sentido común demuestra que antes de que éstas hicieran su aparición pasó un año sin variantes, cepas ni nuevas modalidades, justo cuando los no vacunados eran el conjunto de la población. Ha sido empezar la inoculación de los compuestos experimentales y de pronto aparecen más versiones del virus que hijos naturales de Julio Iglesias tras una gira. La razón es obvia: así como las bacterias generan resistencia a los antibióticos, las vacunas ejercen una presión evolutiva sobre los virus para acelerar las mutaciones y crear variantes capaces de evadir la respuesta inmune, por lo que serán más virulentas y peligrosas. Que justo aparezcan en los países donde la inoculación es más generalizada es otra prueba en favor de esta tesis, y en contra de la culpabilización de los escépticos.

En una persona sin vacunar el virus no encuentra la misma presión evolutiva para mutar en algo más fuerte. Eso quiere decir que si el SARS-CoV-2 muta en cepas más letales, la causa es el estímulo que la "vacuna" causa al variar las condiciones en las que se había mantenido estable hasta el momento. Toda otra versión de lo que está ocurriendo con las llamadas "nuevas cepas" es una tergiversación interesada de la realidad al servicio del nuevo genocidio tutsi al que gobiernos y medios están alentando, esta vez contra los llamados "negacionistas".


¿Las vacunas antiCOVID impulsarán que el SARS-CoV-2 mute y que pueda crear cada vez más variantes? O ¿será que las mutaciones por lo general ocurren en personas que aún no tienen la vacuna? Vamos a profundizar en la investigación científica para averiguarlo.

La mayoría de las personas en Estados Unidos no se han vacunado, a pesar de lo que dicen los medios de comunicación. Las personas que se niegan a participar en un experimento médico de modificación genética no son un pequeño grupo marginal.

Somos la mayoría, ya que representamos un poco más de la mitad (51 %) de la población de los Estados Unidos mayor de 18 años, al 12 de julio de 2021. (De forma más concreta, el 56 % ya recibió una dosis y el 49 % está completamente vacunado, lo que para Moderna y Pfizer significa haber recibido dos dosis).

De acuerdo con la evidencia científica, la narrativa de que las personas no vacunadas son fábricas de virus para variantes más peligrosas es falsa. Lo peor es que es todo lo contrario, y además ese dato oculta el hecho de que la vacuna podría ponernos a todos en una situación mucho más terrible de lo necesario.

Las vacunas provocan que los virus muten

Como se explica en el artículo: "Vaccines Are Pushing Pathogens to Evolve", publicado en la revista Quanta, "así como las bacterias generan resistencia a los antibióticos, las vacunas pueden provocar cambios que permitan que las enfermedades tomen el control".

El artículo detalla la historia de la vacuna contra la enfermedad de Marek para pollos, que apareció por primera vez en 1970. Hoy estamos en la tercera versión de esta vacuna, ya que en una década deja de funcionar. ¿Por qué? El virus mutó para evadir la vacuna. Y cada vez se vuelve más mortal y más difícil de tratar.

Un artículo publicado en el 2015 en la revista PLOS Biology examinó la teoría de que las vacunas impulsan la mutación del virus del herpes que causa la enfermedad de Marek en pollos. Para ello, vacunaron a 100 pollos y mantuvieron a 100 sin vacunar. Luego, infectaron a todas las aves con diferentes cepas del virus. Algunas cepas eran más virulentas y peligrosas que otras.

A lo largo de la vida de las aves, las que no se vacunaron esparcieron las cepas menos virulentas al medio ambiente, mientras que las vacunadas esparcieron las cepas más virulentas. Como se señaló en el artículo de la revista Quanta:

"Los hallazgos sugieren que la vacuna de Marek estimula la proliferación de virus más peligrosos. Una mayor virulencia le podría dar a los virus los medios para superar las respuestas inmunológicas de las aves que recibieron la vacuna y enfermarlas".

Aquí hay otro ejemplo: la agencia de noticias NPR informó el 9 de febrero de 2021 que "las vacunas pueden contribuir a que los virus muten". El corresponsal de ciencia de la NPR, Richard Harris, señaló:

"Es posible que haya escuchado que las bacterias pueden desarrollar resistencia a los antibióticos y, en el peor de los casos, hacer que los medicamentos sean ineficaces. Algo similar también puede suceder con las vacunas.

Esta preocupación surgió en el debate sobre si se debe retrasar una segunda vacuna para que más personas puedan recibir la primera más rápido. Paul Bieniasz, un investigador de Howard Hughes en la Universidad Rockefeller, dice que el desfase dejaría a las personas con inmunidad parcial durante más tiempo del necesario".

De acuerdo con Bieniasz, las personas parcialmente vacunadas "podrían servir como una especie de campo de cultivo para que el virus pueda mutar". Esta es la afirmación exacta que utilizan las personas que no entienden la selección natural para etiquetar a las personas no vacunadas.


Ahora, la finalidad de la difusión alarmista sobre las variantes es para infundir miedo. Hasta el momento, aunque algunas variantes del SARS-CoV-2 parecen propagarse más fácil, también son menos peligrosas. La variante Delta, por ejemplo, se relaciona con síntomas más convencionales que son similares a los de la gripe, como secreción nasal y dolor de garganta, en lugar de los síntomas característicos del COVID-19 que involucran dificultad para respirar y pérdida del olfato.

En una entrevista para el documental titulado: "Planet Lockdown", el Dr. Michael Yeadon, investigador de ciencias de la vida, señaló el fraude que cometen con respecto a las variantes. En realidad, se refiere a ellas como "simios", porque son casi idénticas al virus original. Y, como tales, no representan ninguna amenaza mayor que la original.


Si alguien acepta la validez de este cartel ello no confirmará que la "vacuna"
funciona, sino que su cerebro ha dejado de hacerlo

"Es muy normal que cuando los virus de ARN como el SARS-CoV-2 se reproducen, cometan errores tipográficos", explica Yeadon. "Tienen un muy buen sistema de detección y corrección de errores, por lo que cometen solo algunos errores tipográficos que se denominan 'variantes'.

"Cuando los científicos del gobierno le digan que una variante que es un 0.3 % diferente del SARS-CoV-2 podría hacerse pasar por un nuevo virus y ser una amenaza para su salud, permítame decírselo, le están mintiendo"
, dice Yeadon.

Las mutaciones son buenas para el negocio de las vacunas. Por supuesto, al impulsar el miedo a las variantes, los fabricantes de vacunas aseguran un suministro constante de personas dispuestas a participar como conejillos de indias en su esquema comercial con fines de lucro. Pfizer ya está preparando la solicitud para que se autorice una lucrativa tercera dosis de refuerzo contra el COVID.

De acuerdo con el jefe de investigación de Pfizer, el Dr. Mikael Dolsten, los datos iniciales sugieren que una tercera dosis de la vacuna de Pfizer puede aumentar los niveles de anticuerpos neutralizantes entre cinco y diez veces. La empresa también trabaja en fórmulas específicas para las variantes.

Dolsten señala datos de Israel, donde solo se utilizó la vacuna de ARNm de Pfizer, lo que demuestra un aumento reciente en los casos. Esto sugiere que la protección comienza a disminuir alrededor de los seis meses. Por ahora, la FDA no recomienda dosis de refuerzo, pero eso puede cambiar en cualquier momento y lo más probable es que así sea.

Pfizer anunció hace poco tiempo que tiene la intención de aumentar el precio de su vacuna antiCOVID una vez que la pandemia disminuya, y durante una reciente conferencia de inversionistas, el director financiero de Pfizer, Frank D'Amelio, dijo que existe una "oportunidad significativa" de ganancias una vez que el mercado cambie a dosis anuales.

En un artículo de abril de 2021, el portal The Defender reportó las ganancias anticipadas de las vacunas y refuerzos antiCOVID en los próximos años:

Pfizer anticipa un ingreso mínimo de 15 mil a 30 mil millones de dólares solo en 2021

Moderna anticipa ventas de 18.4 mil millones de dólares en 2021; Gena Wang, analista de Barclays, pronostica que los ingresos de la compañía en 2022 rondarán entre los 11 mil y 12 mil millones de dólares en 2023

Johnson & Johnson anticipa ventas de 10 mil millones en 2021

Se aproximan muchas más vacunas de rutina

Tal como han ido las cosas, parece inevitable que nos enfrentemos a las vacunas de rutina, donde las nuevas variantes "necesitarán" refuerzos de forma regular. Los refuerzos también impulsarán la "necesidad" de pasaportes de vacunas para realizar un seguimiento de todo. Y de acuerdo con lo que informó The Defender:

"Las dosis de refuerzo anuales antiCOVID representan buenas ganancias para los inversores. Pero algunos científicos independientes advierten que intentar burlar al virus con dosis de refuerzo diseñadas para abordar la siguiente variante podría ser contraproducente, y de hecho crearían una ola interminable de nuevas variantes, cada vez más virulentas y transmisibles que las anteriores".

El Dr. Geert Vanden Bosche, vacunólogo que ha trabajado con GSK Biologicals, Novartis Vaccines, Solvay Biologicals y la Fundación Bill & Melinda Gates, publicó una carta abierta a la Organización Mundial de la Salud, el 6 de marzo de 2021, en la que advirtió que implementar una campaña global de vacunas durante el apogeo de la pandemia podría crear un "monstruo incontrolable" donde la presión evolutiva forzará la aparición de mutaciones nuevas y más peligrosas.

"No cabe duda de que las continuas campañas de vacunación permitirán que las variantes virales nuevas y más infecciosas se vuelvan cada vez más dominantes y, en última instancia, causen casos nuevos a pesar de las tasas de vacunas. Tampoco cabe duda de que esta situación pronto causará una completa resistencia a las variantes circulantes de las vacunas actuales", escribió Bossche.

Joseph Mercola
(Fuente: https://articulos.mercola.com/)

EL GRAN TIMO DE LA “VACUNA”: LOS INOCULADOS NO ESTÁN PROTEGIDOS, DEBEN SEGUIR LLEVANDO MASCARILLA Y SIGUEN SIENDO "CONTAGIADORES"



A través de las palabras de la propia directora de los CDC, la Dra. Rochelle Walensky, la narrativa oficial sobre las vacunas y el Covid acaba de autodestruirse. Si bien en marzo de este año Walenksy había prometido públicamente que las personas vacunadas no podían propagar el virus e infectar a otros, esta semana ha reconocido que las vacunas están fallando y que las personas vacunadas ahora pueden tener cargas virales más altas que las personas no vacunadas, lo que las convierte en propagadoras del Covid.

Incluso Yahoo News, cómplice habitual de las grandes farmacéuticas, no pudo endulzar el devastador cambio narrativo, informando:

El CDC actualizó sus pautas el martes para recomendar máscaras en interiores, incluso para personas vacunadas.
La variante Delta facilita que las personas vacunadas transmitan el virus.
Las personas vacunadas y no vacunadas infectadas con Delta pueden tener cargas virales similares.


USA Today estaba tan alarmado por la confesión de los CDC que trataron de esconder los informes que citaban NBC News, borrando esta parte de la historia:

NBC News informó que nuevos datos sugieran que las personas vacunadas podrían tener niveles más altos de virus e infectar a otros en medio del aumento de casos impulsados por la variante delta del coronavirus.

El CDC actualmente está ocultando estos datos al público, por cierto, muy probablemente porque saben que una vez que se revelen los datos, cualquier fragmento restante de su narrativa pro-vacuna resultará insostenible.

La "confesión" de los CDC acaba de borrar todas las promesas hechas a los vacunados ... que ahora mismo se están dando cuenta de que son ellos los super-contagiadores.

Inmediatamente, el CDC exigió que toda la nación vuelva al enmascaramiento obligatorio, incluyendo a aquellos que han sido "completamente vacunados", una obvia cortina de humo en la medida en que las mascarillass en realidad no funcionan para bloquear partículas virales que son órdenes de magnitud más pequeñas que los huecos en los hilos de la máscara.

Y si las vacunas no funcionan, ¿para qué sirven los pasaportes de vacunas?

Todo esto es una admisión abierta de que los CDC no tienen herramientas contra el Covid y que los últimos 18 meses de promesas a favor de las vacunas no fueron más que mentiras y propaganda. Peor aún, todo el establecimiento médico ha suprimido la única solución legítima a esta pandemia, que es la inmunidad natural, que solo puede funcionar eficazmente cuando se combina con una buena nutrición y una suplementación adecuada. Sin embargo, el sistema de culto médico de talla única que domina la sociedad actual solo puede ver los productos farmacéuticos y las vacunas como posibles respuestas, nunca la nutrición o la inmunidad natural. Por lo tanto, el CDC no tiene nada más que ofrecer a Estados Unidos más que obediencia ciega a sus mentiras científicas.

Pero es aún peor: la directora de los CDC acaba de admitir que las vacunas pronto serán obsoletas

Sí, la situación es mucho peor de lo que podría parecer. En sus confesiones públicas de esta semana, la directora de los CDC, Walensky, también admitió que el Covid está “a solo unas pocas mutaciones” de hacer que todas las vacunas existentes sean completamente obsoletas:

La mayor preocupación que creo que nos preocupa a la salud pública y la ciencia es el virus y las mutaciones potenciales. Tenemos un virus muy transmisible, que tiene el potencial de evadir nuestras vacunas en términos de cómo nos protege de enfermedades graves y la muerte ...

Entonces, como cualquier persona racional podría preguntar, ¿cuál es el sentido de vacunarse? Esto es aún más alarmante cuando se da cuenta de que ahora se ha documentado que la “inmunidad” inducida por vacunas comienza a desaparecer después de seis semanas. Y una vez que la vacuna se desvanece, las personas se vuelven más vulnerables a las infecciones en comparación con las personas no vacunadas o con inmunidad natural. Es por eso que en California en este momento, el conteo más alto de nuevos casos de covid-19 se está registrando en los condados con las tasas de vacunación más altas.

De manera similar, al presionar por otro negocio de “inyecciones de refuerzo” para generar dinero, las compañías de vacunas ahora afirman abiertamente que sus propias vacunas dejan de funcionar después de unos meses, por lo que las personas necesitarán inyecciones de refuerzo para mantener el flujo de ganancias del Big Pharma.

Las personas vacunadas también son los "superproductores" de variantes del Covid

Las personas vacunadas no solo son ahora los súper esparcidores, sino que también resulta que son los "súper criadores" de las variantes de la vacuna. Como explica el científico de vacunas Geert vanden Bossche: (énfasis nuestro)

... La vacunación promueve la selección natural de variantes que escapan cada vez más a la inmunidad a la vacuna en la parte vacunada de la población. En conjunto, la vacunación masiva llevada a cabo en un contexto de altas tasas de infectividad permite que aumente la prevalencia de variantes más infecciosas, que escapan a la inmunización. Esta evolución inevitablemente da como resultado una inclinación de las tasas de morbilidad tanto en la población no vacunada como en la vacunada y precipita la aparición de variantes virales circulantes que eventualmente resistirán completamente la inmunidad mediada por vacunas. Esta es la razón por la que las campañas de vacunación masiva no deben realizarse durante una pandemia de un virus altamente mutable, y mucho menos durante una pandemia de variantes más infecciosas (¡a menos que se utilicen vacunas que bloquean la transmisión!). Es fundamental comprender que una rápida disminución en las tasas de infectividad viral que no se logra mediante una infección natural, sino que simplemente es el resultado de campañas de vacunación masiva aceleradas, solo retrasará la propagación abrupta de variantes virales emergentes totalmente resistentes a las vacunas y, por lo tanto, solo retrasará la aparición de una alta ola de morbilidad y mortalidad.

La "alta ola de morbilidad y mortalidad", al parecer, acaba de comenzar.

El Dr. Robert Malone advierte sobre el "peor escenario" y señala que la mejora dependiente de anticuerpos (ADE) está emergiendo en este momento.

Durante los próximos 12 meses más o menos, es probable que veamos una ola de muertes posteriores a la vacuna que refleje la masa de personas que obtuvieron las vacunas a principios de este año. Incluso el Dr. Robert Malone, inventor de la tecnología de la vacuna de ARNm, advierte que la admisión de los CDC es esencialmente una confirmación de que han comenzado los efectos de la mejora dependiente de anticuerpos.

En una entrevista reciente con Steve Bannon en War Room Pandemic, el Dr. Malone (quien, por cierto, es completamente pro-vacuna), declaró:

Esto es exactamente lo que vería si estuviera ocurriendo una mejora dependiente de anticuerpos ... La protección de Pfizer está menguando a los seis meses. Aquellos que recibieron Pfizer, que ahora se encuentran en la fase menguante, parecen estar infectados. Esto es exactamente lo que anticiparía que es la ventana de mayor susceptibilidad a la mejora dependiente de anticuerpos, en esta larga fase de reducción gradual a medida que disminuye la respuesta a la vacuna.

El gobierno está ocultando lo que está sucediendo aquí. Lo que parece estar desplegando el peor de los casos en el que la vacuna en la fase menguante está provocando que el virus se replique de manera más eficiente de lo que lo haría de otra manera, que es lo que llamamos ADE.


Cuando uno de los principales científicos pro-vacunas del mundo, el inventor de la tecnología de vacunas de ARNm, da un paso adelante y dice que las vacunas covid ahora representan el "peor de los casos", probablemente valga la pena prestar atención.


(Fuente: https://www.naturalnews.com/; traducción: Astillas de Realidad)

jueves, 29 de julio de 2021

DIEZ RAZONES PARA NO PERMITIR QUE SU HIJO RECIBA UNA INYECCIÓN COVID



El 10 de mayo de 2021 la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE.UU. (FDA) extendió su autorización de uso de emergencia para la vacuna Pfizer/BioNTech COVID-19 a adolescentes de 12 a 15 años de edad, enmendando la emitida el 11 de diciembre de 2020, que autorizó la inyección para personas mayores de 16 años. Moderna ha indicado que planea solicitar una expansión similar de EUA para niños de 12 a 17 años para su vacuna COVID, y Johnson & Johnson/Janssen está realizando ensayos clínicos en ese grupo de edad. Al dar luz verde a Pfizer, la FDA decidió ignorar los siguientes hechos, todos los cuales dejan muy claro que vacunar a niños y adolescentes contra COVID-19 es médicamente indefendible y poco ético:

1. Los niños tienen un riesgo insignificante de COVID-19. Al 29 de mayo de 2021, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) atribuyeron 366 muertes en niños de 0 a 18 años a casos con COVID, de una población infantil de 74 millones, lo que supone una tasa de mortalidad de 0,00049%. Como causa de muerte para niños de 1 a 17 años, COVID-19 se ubica detrás de lesiones, suicidio, cáncer, homicidio, anomalías congénitas, enfermedades cardíacas, influenza, enfermedades crónicas de las vías respiratorias inferiores y causas cerebrovasculares. Desde febrero de 2020 hasta mediados de febrero de 2021, 29.094 niños (de 0 a 14 años) y 36.900 adolescentes y adultos jóvenes (de 15 a 24 años) murieron por causas distintas al COVID-19. El riesgo de que los niños desarrollen una enfermedad grave por COVID es minúsculo, como lo demuestra el CDC con niños de 5 a 17 años como grupo de referencia (el grupo con el riesgo más bajo) al describir los riesgos de infección por COVID, hospitalización y muerte para otros grupos de edad. Los médicos bien informados sostienen que ” ni siquiera un puñado de niños debería estar en peligro mediante la vacunación masiva contra una enfermedad que no es peligrosa para ellos”.

2. Las vacunas COVID son experimentales. Como la FDA declara claramente en sus hojas de datos de vacunas COVID, las vacunas administradas no están aprobadas por la FDA y ”no se han sometido al mismo tipo de revisión que un producto aprobado o autorizado por la FDA”. Las inyecciones de COVID se basan en tecnologías de vacunas experimentales; ingredientes problemáticos como polietilenglicol (PEG) y polisorbato 80; y nanopartículas de lípidos captadas fácilmente por el cerebro. Además, aunque la directora interina de la FDA, Janet Woodcock, aseguró a padres “que la agencia llevó a cabo una revisión rigurosa y exhaustiva de todos los datos disponibles”, no se han realizado estudios sobre toxicidad, carcinogenicidad, riesgos fetales y reproductivos u otros aspectos importantes de seguridad.

3. Las vacunas COVID experimentales son mucho más peligrosas para los niños que la enfermedad. Antes de la expansión de EUA (emergency use authorization (EUA) a jóvenes de 12 a 15 años, el Sistema de Notificación de Eventos Adversos a Vacunas (VAERS) mostraba dos muertes en jóvenes de 15 años que habían recibido cada uno una vacuna Pfizer o Moderna. Es posible que estos adolescentes se hayan inscrito en ensayos clínicos, ya que de otro modo no podrían haber recibido las vacunas legalmente en ese momento. Con aproximadamente 1.000 adolescentes de 12 a 15 años en el grupo de vacunas de ensayo clínico de Pfizer, y aproximadamente el mismo número en el ensayo de Moderna, la tasa de muerte después de cualquiera de las vacunas en este grupo de edad puede ser aproximadamente 0.1% (dos en 2.000), más de 200 veces mayor que la tasa de mortalidad de COVID-19.

4. Los adolescentes informan sobre lesiones graves por la vacuna COVID, incluidos problemas cardíacos y muertes. Los informes de lesiones por vacuna COVID para el grupo de edad de 12 a 17 años casi se cuadriplicaron del 14 al 21 de mayo, pasando de 943 a 3.449 eventos adversos, incluidas 58 lesiones calificadas como graves. La semana siguiente, el total de lesiones por la vacuna COVID para ese grupo de edad aumentó otro 37% a 4.750, comprendiendo 209 lesiones graves y 5 muertes atribuidas a un paro cardíaco. Un estudio publicado en junio en Pediatrics documentó a 7 adolescentes hospitalizados por inflamación cardíaca dentro de los cuatro días de recibir su segunda inyección de Pfizer. Los adolescentes también están experimentando coágulos sanguíneos y síndrome de Guillain-Barré. Un atleta de Utah de 17 años desarrolló coágulos de sangre en su cerebro un día después de recibir su primera inyección de Pfizer.

5. Los efectos adversos a largo plazo de las vacunas COVID, incluidos los efectos reproductivos, “no se pueden descartar”. Los médicos advierten sobre la posibilidad de ”efectos adversos a largo plazo que aún no se han descubierto en este momento, atinentes al crecimiento, el sistema reproductivo o la fertilidad”. Ya se han documentado efectos reproductivos preocupantes tras la vacunación de Pfizer y Moderna. Un estudio de los CDC en el New England Journal of Medicine mostró que el 12,7% de las mujeres embarazadas vacunadas contra COVID perdieron a sus bebés por aborto espontáneo o muerte fetal (casi una de cada ocho mujeres). Además, 99 de 724 bebés nacidos vivos (13,7%) tuvo resultados adversos en el parto, como parto prematuro, tamaño pequeño para la edad gestacional o “anomalías congénitas importantes”. No hay evidencia que sugiera que los niños no deban preocuparse por los efectos a largo plazo de la enfermedad COVID-19. Para los niños y adolescentes que tienen la vida por delante, las posibles ramificaciones de las vacunas COVID para la fertilidad futura son preocupantes, especialmente dado que “podría pasar un tiempo relativamente largo antes de que se pueda observar un número notable de casos de infertilidad posvacunación”.


6. Los niños que reciben inyecciones de COVID enfrentarán un riesgo adicional que la mayoría de los adultos no enfrentarán: la administración simultánea de múltiples vacunas. Según Pfizer, “no hay información sobre la coadministración de la vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19 con otras vacunas”. Los CDC también admiten que no saben si la reactogenicidad (la respuesta inflamatoria del cuerpo a la vacunación) aumenta con la coadministración de la vacuna. No obstante, los CDC permiten que los proveedores de atención médica administren vacunas COVID y otras vacunas para niños y adolescentes ”sin considerar el momento“. Considerando el calendario de vacunas de los CDC para los adolescentes, esto significa que un niño de 12 años posiblemente podría recibir una vacuna COVID experimental el mismo día que las vacunas contra la influenza, el virus del papiloma humano (VPH), meningocócica y Tdap (tétanos-difteria-tos ferina). Si la FDA expande su EUA a grupos de edad aún más jóvenes, los niños podrían recibir aún más inyecciones durante una sola visita al médico, particularmente si los médicos presionan la vacunación para ” ponerse al día ” debido a las citas perdidas durante la pandemia. Los prospectos de las vacunas autorizadas para niños y adolescentes ya enumeran casi 400 posibles eventos adversos , incluida la muerte. El Instituto de Medicina ha advertido que nunca se ha realizado una investigación sistemática sobre “elementos clave de todo el calendario [de vacunación infantil]: el número, la frecuencia, el momento, el orden y la edad en el momento de la administración de las vacunas”, una opinión compartida (aunque a regañadientes) por los expertos mundiales en vacunas en una reunión de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en diciembre de 2019.

7. Los funcionarios del gobierno han indicado que están dispuestos a ignorar los derechos de los padres y la capacidad de proteger a los niños. Aproximadamente la mitad de los padres que respondieron a una encuesta de abril dijeron que “definitivamente” no recibirían la vacuna COVID para sus hijos o que planeaban esperar y ver; otro 18% permitiría la vacuna solo si las escuelas lo requieren. Para sortear el obstáculo de obtener el consentimiento de los padres, un número creciente de estados y jurisdicciones pretenden dar a los proveedores de atención médica y a las prácticas médicas un margen de maniobra para prescindir de los requisitos de consentimiento de los padres para las vacunas COVID, a pesar del estado de investigación de las inyecciones. En la actualidad, se esta intentando una reducción extraordinaria de los derechos de los padres que pone en riesgo a los niños sin un consentimiento informado digno.

8. Prometer a los niños y adolescentes un regreso a la “normalidad” es coercitivo. La comisionada de la FDA, Janet Woodcock , la directora de los CDC, Rochelle Walensky, y el director ejecutivo de Pfizer, Albert Bourla, han prometido a los jóvenes que la vacuna COVID es su boleto para una renovada “sensación de normalidad” y un “regreso más rápido a las actividades sociales”. Estas promesas están atrayendo a los adolescentes socialmente hambrientos -que son incapaces del desarrollo de sopesar los riesgos y beneficios de manera justa- a molestar a sus padres para que se pongan las inyecciones o incluso a considerar la posibilidad de vacunarse sin el permiso de sus padres. Seiscientos mil niños de 12 a 15 años recibieron inyecciones de COVID dentro de la primera semana de la expansión de EUA.

9. Los fabricantes de vacunas están exagerando lo que pueden hacer sus inyecciones de COVID, tanto para adultos como para niños. Las vacunas COVID no fueron diseñadas para bloquear la transmisión del coronavirus. Por lo tanto, la “efectividad” informada de las vacunas se refiere solo a la capacidad de las inyecciones para disminuir la gravedad de los síntomas. Además, la eficacia no puede entenderse de manera significativa a menos que se comprenda la principal distinción entre riesgo relativo y absoluto. Al informar solo el riesgo relativo, Pfizer declaró que su inyección era ”100% efectiva” para jóvenes de 12 a 15 años sobre la base de ensayos con 2.260 adolescentes más jóvenes y 18 casos de COVID-19 en el grupo de placebo (versus cero en el grupo de vacuna). Estos números equivalen a una reducción “minúscula” en el riesgo absoluto del 1,59% (18 dividido por 1,129 adolescentes en el grupo de placebo). Cuando los investigadores no informan una reducción absoluta del riesgo, “se introduce un sesgo de notificación, lo que afecta la interpretación de la eficacia de la vacuna”, lo que genera dudas sobre la intención y la integridad de los investigadores. Los padres también deben tener en cuenta que Pfizer, según un análisis independiente, modificó los resultados de efectividad de sus ensayos clínicos para adultos al excluir a miles de participantes que tenían síntomas idénticos a COVID pero no confirmados por la prueba de PCR. Se necesita acceso a “conjuntos de datos completos y escrutinio y análisis independientes” para evaluar la real eficiencia para los adolescentes.

10. Las vacunas COVID en 2021 son solo el comienzo. La mayoría de los padres y adolescentes no están reconociendo que aceptar una o dos inyecciones de COVID ahora no será el final de la historia. Las inyecciones de refuerzo de COVID ya están a la vista, presentando la posibilidad de riesgos recurrentes y acumulativos. Como pueden atestiguar los padres familiarizados con el ya oneroso programa de vacunación infantil, los requisitos de vacunas para los niños parecen ir en una sola dirección, incrementándose mientras que el estado de salud de los niños continúa en su alarmante trayectoria descendente.

(Fuente: https://childrenshealthdefense.org/; visto en https://cienciaysaludnatural.com/)

miércoles, 28 de julio de 2021

POR ENÉSIMA VEZ, LA CIENCIA OFICIAL RECONOCE QUE LOS "NEGACIONISTAS" TENÍAMOS RAZÓN: LOS PCR SON INESPECÍFICOS E INÚTILES



De nuevo, como ocurrió cuando acabó por reconocer el origen del Covid en un laboratorio de armas biológicas, tal como señalamos los medios alternativos frente a la ridícula peliculita del murciélago, el pangolín y las extrañas apetencias gastronómicas de algún tragoncete de ojos rasgados, la ciencia oficial se cae del caballo y reconoce otra reivindicación en la que hemos insistido desde el comienzo de esta farsa al acusar a los test PCR de inespecíficos y no aptos para diagnóstico alguno. Al cabo de más de un año de abuso del juguetito, los CDC (Centros del Control de Enfermedades), la máxima autoridad sanitaria en la gestión de la pandemia de coronavirus SARS-COV-2, piden dejar de utilizar la PCR a partir del 31 de diciembre de 2021, ya que acaban de descubrir que el test no hace distinción entre influenza (gripe estacional) y Sars-Cov-2.

Podríamos considerar que más vale tarde que nunca, pero puestos a pensar mal -que es lo que hacemos continuamente los conspiranoicos, con el resultado de que hacemos diana en nuestras apreciaciones con una frecuencia poco menos que sobrenatural- podríamos deducir que en el momento en que había que extender una percepción catastrofista del alcance del Covid los falsos positivos por gripe venían de lujo a los propagandistas del terror, pero ahora que la falsa vacuna circula por doquier hay que transmitir la imagen de que los casos están bajando, así que mejor descartamos los positivos a lo loco del falso test para diagnosticar el falso virus.

En fin, los locos "negacionistas" también tuvimos razón en esto desde el primer momento, aunque la oficialidad viene tardando entre un año y año y medio en reconocérnosla. Por mi parte, propongo la consideración de "negacionistas oraculares" para los medios que estamos adelantando lo que al cabo del tiempo se vuelve lugar común y aceptado: pasaportes verdes, vacunas "de refuerzo" de por vida, origen artificial del Covid, nanometales en las "vacunas", inutilidad de encierros y mascarillas, eficacia del dióxido de cloro y otros remedios baratos en el tratamiento Covid, recorte de derechos y libertades, efectos de las falsas vacunas camuflados como "nuevas cepas", ...

¿Habrá algo en lo que no hayamos acertado?

ESPAÑA: ASÍ MANIPULA EL GOBIERNO PARA CONSEGUIR INOCULAR LOS TRATAMIENTOS COVID EXPERIMENTALES A LOS NIÑOS



No podemos llegar a entender, excepto si planteamos el asunto como algo estrictamente económico o incluso patológico, la obsesión que tiene este gobierno de vacunar a los niños. ¿A alguien medianamente sensato se le puede llegar a pasar por la cabeza llegar a medicarse contra una enfermedad que no padece? Pues eso es lo que quiere hacer este gobierno miserable con los niños aunque con esa vacunación puedan poner en riesgo su salud e incluso su vida. Recordemos que el gobierno británico acaba de anunciar que no va a vacunar a los menores porque no es necesario y consideran que puede ser mayor el riesgo que el beneficio.

Pero a los comisionistas que nos gobiernan todo eso le da igual y ha iniciado una campaña brutal para culpar de todo lo que sucede a los jóvenes e incluso a los niños, dando como única solución a ese inexistente problema la vacunación. Y en una campaña de lo más descarada y bochornosa han llegado a comparar la vacunación contra el COVID con la campaña de vacunación contra la poliomelitis de los años 60 del siglo pasado.

En un artículo publicado por la página web VacunaCovid.Gob.es y firmado por el doctor Rafael Nájera, se compara ambas campañas de vacunación y se llega a decir: “Rafael Nájera, pionero de la vacunación contra la polio, reflexiona en primera persona sobre la campaña española que permitió erradicar la enfermedad en nuestro país. Aquella experiencia, con menos recursos que ahora, guarda similitudes con la inmunización actual contra el COVID-19“.

¿Que guarda similitudes? ¿Qué similitudes si ya el propio artículo empieza con una gran contradicción? “La poliomielitis pasó de provocar más de 2.000 casos anuales en 1960 a 62 casos en 1965 en España, gracias a la Campaña Nacional de vacunación antipoliomielítica por vía oral”. ¿No se dan cuenta de la gran farsa y de la falacia con la que se trata este asunto? El virus chino no ha provocado en nuestros niños y jóvenes, ni mucho menos, los dos mil casos anuales de los que se habla en ese artículo. Y los pocos, prácticamente ninguno, que pueda haber habido no han representado más problemas que un simple resfriado para los menores.

No existe comparación alguna entre una cosa y otra por mucho que el gobierno de Sánchez se empeñe. No hay necesidad alguna de poner en riesgo la salud de los niños excepto si lo que se busca con estas campañas de vacunación es lucrarse, que es lo que se demuestra con todo esto. No dejen que esta gentuza ponga la mano encima de sus hijos, protéjanlos. Nos enfrentamos a individuos que no tienen ningún escrúpulo

(Visto en https://www.eldiestro.es/)

martes, 27 de julio de 2021

NO ES EL TIEMPO, SINO LA RAZÓN LO QUE HEMOS PROCURADO TENER



El -dicen que- periodista José Luis Reina publicaba el pasado viernes en Canarias7 una llamada al "apartheid" contra los no vacunados que constituye, además de un evidente delito de incitación al odio, una vuelta de tuerca más en la campaña de señalamiento hacia quienes estamos ejerciendo la única postura sensata en este disparate generalizado que está costando la salud y la vida a decenas de miles de desinformados para quienes una enfermedad con una tasa de supervivencia superior al 99´98 % justifica la inoculación de un experimento potencialmente mortal (18.928 reportes de muertes hasta el 17 de julio solo en la Unión Europea, según datos oficiales).

El vomitivo panfletillo, que ni por extensión ni por elaboración llega a más, y que puede leerse -si su estómago se lo permite- en el primer enlace del párrafo anterior, concluye con una proclama totalitaria: "A falta de vacunación obligatoria para todos, vamos a ponerle difícil a esta gente que pueda hacer algo fuera de casa". Bueno, puestos a "hacer algo", yo le voy a conceder algo de mi tiempo para brindarle una réplica a sus ponderados y razonables "argumentos".



Mira, sayón inquisitorial, consumidor de odio hasta la bulimia, aprendiz de Goebbels ..., nadie entre los que insultas desde tu abismal ignorancia se está escondiendo "para pasear en soledad", porque somos gente conocedora de unos derechos que ejercemos, pese a la berrea irracional de quienes creéis que la hipocondria, la histeria inmotivada y la congoja colectiva constituyen un deber cívico.

Si no fueras tan absolutamente analfabeto, antes de hablar de "los que por edad y deber ya se tendrían que haber vacunado, pero no lo han hecho" tendrías que presuponer la existencia de aquello cuya ausencia invalida toda tu perorata de loro aullador: ¿dónde están las vacunas? Y digo "vacunas", término que tuvo un sentido enormemente preciso hasta que los malabaristas de la mafia farmacéutica os colaron -operación bien fácil, dada la desoladora inoperancia intelectual de los tragacionistas- bajo el prestigio del término una terapia experimental, NO APROBADA por ninguna agencia reguladora ni usada en humanos hasta este momento, y que se puede llamar de muchas maneras, pero no "vacuna", porque es ajena al principio operativo de éstas: la inoculación de un patógeno atenuado para provocar la respuesta inmunológica del organismo. Así que la pregunta ¿dónde están las vacunas? nos conduce a otro callejón sin salida: ¿dónde está el virus?

Porque el caso, campeón de los demagogos, acémila que por patear un teclado cree haber escrito algo con sentido, consentido macarra que solo sabe ladrar, es que 46 instituciones académicas, científicas y gubernamentales de diferentes países ya han reconocido no tener pruebas de que el SARS Cov-2 haya sido aislado, extraordinario reconocimiento que implica que en los test de antígenos ni los de anticuerpos ni la PCR ni las vacunas -bueno, el brebaje que los ignorantes llamáis "vacuna"- ni las medidas de confinamiento ni el uso de mascarillas se han justificado nunca. Michael Lane alto cargo del Instituto Robert Koch reconoció en septiembre pasado que no había pruebas de su aislamiento y purificación, y en febrero pasado el Doctor Wu Zunyou, máximo responsable de epidemiología de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de China, lo corroboró explícitamente en una entrevista concedida a la cadena de televisión estadounidense NBC. La cuestión es fundamental porque sino se aislado no puede haberse secuenciado, y por tanto las supuestas vacunas para el 19 son un timo.

Y ese timo que os han colado a los necios de entre los necios es el que quieres que se universalice, haciendo de la aberrante idiocia de los telecreyentes el rasero máximo para toda inteligencia: de ahí para abajo, hasta la ignorancia supina. Os han vendido la moto y queréis colocárnosla a los que hemos invertido tiempo, neuronas y capacidad de análisis en desmontar este vergonzante tinglado.


Hablas de jóvenes que "gritaban desesperados por ser vacunados", cuando por lo que gritaban era por ser tratados como ganado, marcados al por mayor, ... ¿Sabía alguno de estos candidatos al exterminio que el mecanismo de estas mal llamadas "vacunas" es la inserción de ácidos nucleicos en sus células, una forma de manipulación genética que prohíben numerosos tratados internacionales? ¿O que en caso de que les produzcan daños, lesiones o muerte nadie se hará cargo de resarcirles por ellos, puesto que las farmacéuticas han conseguido de los gobiernos inmunidad legal contra reclamaciones? ¿O que estas inoculaciones han sido autorizadas como "fármacos sujetos a prescripción médica" y que, por tanto, requieren de la correspondiente receta para su aplicación? Ni lo sabían, ni los propagandistas a sueldo que os hacéis llamar "periodistas" para deshonra de la profesión se lo habéis comunicado, porque enanos intelectuales como tú, vergüenza de la especie, abominación antropomorfa, habéis renunciado hace tiempo a informar y os limitáis a deformar la realidad al dictado de los que están haciendo negocio con la cretinez inducida, la ignorancia y el envilecimiento de las masas.


Grandísimo bellaco, estulto intenso, fracaso de la evolución, ... tiempo es lo que has tenido tú para informarte e informar, pero en esta guerra contra la humanidad has elegido el bando de los genocidas, los traidores a su propia especie, los hipnotizados por el Apocalipsis. Darías pena si no fuera porque el asco se sobrepone a ello, zombie sin cualificación, excrecencia reptil que solo sabe mirar a sus semejantes como números, y que quiere hacer creer que la inoculación en serie de un veneno transgénico encierra alguna bondad, cuando se sitúa fuera de todo parámetro médico al omitir la atención personalizada a cada receptor, con un estudio de su historial, sus circunstancias, sus alergias, patologías o contraindicaciones, además de obviar una "minucia" como el consentimiento informado por escrito, que exige el artículo 8.2 de la Ley 41/2002 de Autonomía del Paciente. ¡Cuánto detalle "olvidado" por parte de quien se supone que tiene como profesión informar!.


O eres aún más ignorante de lo que tu prosodia de "Hitler Jugend" indica, o eres un cínico de campeonato que oculta bajo la alfombra justamente lo que resulta relevante para un caso en el que quieres sentar cátedra de liberticida desde tu infame púlpito de predicador del odio. Pero existe el karma, y tu arenga oligofrénica en favor de la no-vacuna que no inmuniza no va a ser olvidada. El engaño que tú y tus conmilitones estáis alimentando os va a estallar en la cara cuando los inoculados descubran que son ellos los que se han convertido en unos parias a los que los efectos secundarios de la terapia génica experimental -que no vacuna- les ha arruinado la vida de forma irreversible. Recogerás lo que estás sembrando, y antes de lo que crees. Ve preparando tu patético arsenal de justificaciones, porque en vez de chivos expiatorios los engañados acabarán por ir a por los verdaderos culpables. Y estarás en la lista, grandísimo Judas. Imposible olvidar tu contribución al criminal engaño.

(posesodegerasa)

lunes, 26 de julio de 2021

EL CONCIENZUDO DISEÑO DE UNA SUPUESTA "ENFERMEDAD NOVEDOSA"



La supuesta «novedad» del SARS CoV-2 no es tal. Existen 73 patentes otorgadas a diversas farmacéuticas desde hace más de una década para explotar comercialmente esta «pandemia». En una entrevista planteada por los coordinadores del Comité Alemán de Investigación del Coronavirus, el Dr. David E. Martin da detallada cuenta de la investigación que, como experto mundial en patentes de innovación, revela esta preparación minuciosa.


La secuencia genética reportada, que se dijo que fue aislada como un nuevo coronavirus, e indicada como tal por el ICTV, el Comité Internacional de Taxonomía de los Virus de la Organización Mundial de la Salud, carece de validez científica. Tomamos las secuencias genéticas reales que fueron reportadas como nuevas, y las revisamos contra los registros de patentes que estaban disponibles en la primavera de 2020. Y lo que encontramos, como verán en nuestro informe, son mas de 120 pruebas patentadas que sugieren que la declaración de un nuevo coronavirus era en realidad una falacia completa. No había ningún coronavirus nuevo.

Hay innumerables y muy sutiles modificaciones de las secuencias de coronavirus que han sido cargadas. Pero no se encontró ningún coronavirus nuevo identificado en absoluto. De hecho, encontramos registros, en los archivos de patentes, de secuencias atribuidas a lo que se consideró ahora novedoso, que se remontaban a patentes que se solicitaron ya en 1999. Así que esto no era ninguna novedad. En realidad no sólo no era novedoso el año pasado, sino que no ha sido algo novedoso por más de dos décadas. Pero vamos a hacer un breve recorrido por el panorama de las patentes para asegurarnos de que la gente entiende lo que pasó.

La proteína spike está patentada hace 21 años


Como saben, hasta 1999, la actividad de patentes en torno al coronavirus era algo que existía y se aplicaba exclusivamente a las ciencias veterinarias. La primera vacuna patentada para el coronavirus fue en realidad buscada por Pfizer. Me refiero a la aplicación [a una patente] tendiente a la la primera vacuna para el coronavirus, la cual consistía específicamente en esta proteína S, o espiga (spike). Es exactamente lo mismo que, supuestamente, nos hemos apresurado a inventar ahora. La primera solicitud fue presentada el 28 de enero de 2000. Hace veintiún años.

De modo que la idea de que misteriosamente nos tropezamos con la forma de intervenir en las vacunas no sólo es ridícula, sino que es increíble. Porque Timothy Miller, Sharon Clapford, Albert Paul Reed y Elaine Jones, el 28 de enero de 2000, presentaron lo que en última instancia se emitió como la patente de EE.UU. 6372224, que era la vacuna contra el virus de la proteína de la espiga: una vacuna para el coronavirus canino, que es en realidad una de las múltiples formas de coronavirus.

Pero, como he dicho, los primeros trabajos hasta 1999 se centraron en gran medida en el ámbito de las vacunas para animales. Los dos animales que recibieron más atención fueron conejos y perros. Así se refleja en los trabajos de Ralph Baric sobre los conejos, y la cardiomiopatía de los conejos, que se asoció con problemas importantes entre los criadores. Y luego, en el trabajo de Pfizer, el coronavirus canino, para identificar cómo desarrollar esencia del guión de la proteína S para las candidatas a vacuna de la proteína. Esto nos muestra una evidencia obvia, que dice que ni el concepto de la vacuna de coronavirus, ni el principio del coronavirus mismo, como patógeno de interés con respecto al comportamiento de la proteína espiga, es nada novedoso en absoluto. De hecho, tiene 22 años de antigüedad, según los registros de patentes.


SARS CoV explorado como vehículo para vacuna HIV y su ganancia de función inicial


Lo que es más problemático, y más grave, es que Anthony Fauci y el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) encontraron que, debido a su maleabilidad, el coronavirus resultaba un candidato potencial para las vacunas contra el VIH. De modo que el SARS [Severe Acute Respiratory Syndrome: Síndrome Respiratorio Severo Agudo] no es en realidad una progresión natural de una modificación genética del coronavirus. De hecho, muy específicamente en 1999, Anthony Fauci financió una investigación en la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, específicamente para crear … -y uno no puede sino lamentar lo que voy a leer, porque esto viene directamente de una solicitud de patente presentada el 19 de abril de 2002; y sí, has oído bien la fecha: 2002. En esa patente, entonces, el NIAID dice haber creado un «coronavirus infeccioso de replicación defectuosa» [an infectious, replication defective, coronavirus«], ajustado específicamente al epitelio pulmonar humano. En otras palabras, construimos la enfermedad SARS, y lo patentamos el 19 de abril de 2002.

Esto fue antes de que hubiera un supuesto brote en Asia que, como saben, ocurrió varios meses después.


La conversión del SARS CoV en un arma biológica


Esa patente se emitió como patente de los EE.UU. 7279327. Ella establece claramente en la secuenciación de genes muy específicos, el hecho de que sabíamos que el receptor de la ACE, el dominio de unión ACE2, la proteína espiga S1, y otros elementos de lo que hemos llegado a conocer como este flagelo patógeno, no sólo fueron diseñados, sino que pueden ser modificados sintéticamente en el laboratorio, utilizando nada más que las tecnologías de secuenciación de genes, tomando el código informático y convirtiéndolo en un patógeno, o un intermedio del patógeno. Y esa tecnología se financió exclusivamente, en los primeros tiempos, como un medio por el cual podríamos aprovechar realmente el coronavirus como vector para distribuir una vacuna contra el VIH.

OK. Pero luego, la cosa empeora. A mi organización se le pidió que vigilara las violaciones del Tratado de Armas Biológicas y Químicas en los primeros días del año 2000. Usted recordará los eventos de ántrax en septiembre de 2001. Nosotros formamos parte de una investigación que dio lugar a la investigación del Congreso, no sólo sobre los orígenes del ántrax, sino también sobre lo que era un comportamiento inusual en torno a la droga ciprofloxacin de Bayer, que era un medicamento utilizado como tratamiento potencial para el envenenamiento por ántrax. Y a lo largo del otoño de 2001, comenzamos a monitorear un enorme número de patógenos bacterianos y virales que estaban siendo patentados a través de los Institutos Nacionales de Salud (NIH), el NIAID, el AMRIID, que es el programa de enfermedades infecciosas de los servicios armados de los Estados Unidos, y una serie de otras agencias a nivel internacional que colaboraban con ellos. Y nuestra preocupación era que el coronavirus, estaba siendo visto no sólo como un potencial agente manipulable para su uso potencial como vector de vacunas, sino que también estaba siendo claramente considerado como un candidato a arma biológica.


De modo que nuestro primer informe público sobre esto tuvo lugar antes del brote de SARS, a finales de 2001. Ustedes se pueden imaginar lo decepcionado que estoy al estar sentado aquí 20 años después, habiendo señalado 20 años antes que había un problema que se avecinaba en el horizonte con respecto al coronavirus.

La detección por RT-PCR patentada también

Pero después del supuesto brote, y siempre diré supuesto brote porque creo que es importante que entendamos que el coronavirus, como patógeno circulante dentro del modelo viral que tenemos, en realidad no es nuevo en la condición humana, ni es nuevo en las últimas dos décadas. En realidad ha sido parte de la secuencia de proteínas que circula desde hace mucho tiempo. Pero el presunto brote que tuvo lugar en China en 2002, hasta 2003, dio lugar a una presentación ante la oficina de patentes muy problemática, en abril de 2003, por parte del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC). Y este tema es de vital importancia para precisar bien los matices. Porque además de presentar la secuencia genética completa de lo que se convirtió en el coronavirus del SARS, lo que en realidad es una violación de la Sección 101 del Código 35 de los Estados Unidos, porque uno no puede patentar una sustancia que se da naturalmente.

Tal violación de la Sección 101 del Código 35 de los Estados Unidos resultó en la patente número 7220852. Ahora bien, esa patente también tenía una serie de patentes derivadas asociadas a ella. Estas son solicitudes de patentes que se separaron porque eran de materia patentable múltiple. Estas incluyen la patente de EE.UU. 7776521. Estas patentes no sólo cubrían la secuencia del gen del coronavirus del SARS, sino que también cubrían los medios para detectarlo utilizando la RT PCR.

Ahora bien, la razón por la que esto es problemático es que si uno posee tanto la patente del gen en sí, como la patente de su detección, uno obtiene una astuta ventaja para poder controlar el 100% de la procedencia no sólo del virus en sí, sino también de su detección. Lo que significa que se tiene el control total, tanto científico como respecto de lo que se comunica. Y esta patente, buscada por el CDC, fue supuestamente justificada por su equipo de relaciones públicas como solicitada para que todo el mundo fuera libre de poder investigar el coronavirus. El único problema de esta afirmación es que es una mentira. Y la razón por la que afirmo que es una mentira es que la oficina de patentes, no solo una sino dos veces, rechazó la patente de la secuencia genética como no patentable, porque la secuencia genética ya era de dominio público. En otras palabras, antes de que los CDC solicitaran la patente, la oficina de patentes encontró un 99,9% de identidad con el coronavirus ya existente, registrado en el dominio público. Y pasándole por encima al rechazo del examinador de patentes, y después de haber pagado una «multa de apelación» en 2006, y en 2007, el CDC anuló el rechazo de las oficinas de patentes, y finalmente, en 2007, consiguió que se le otorgase esa patente del coronavirus del SARS.

De modo que todas las declaraciones públicas que el CDC ha hecho diciendo que esto era de interés público resultan ser falsas, al ver este soborno pago a la oficina de patentes. Esto no es algo sutil. Y para empeorar las cosas, pagaron una tasa adicional para mantener su solicitud privada. Si uno trata de poner información a disposición de la investigación pública, uno no paga una tasa extra para mantener esa información privada.

Ojalá pudiera haberme inventado todo lo que acabo de decir. Pero todo eso está disponible en el Registro Público de Archivos de Patentes que cualquier persona en la audiencia puede revisar. Y el Public Pair -como se le dice a la Oficina de Marcas y Patentes de los Estados Unidos– tiene no sólo las pruebas, sino también los documentos reales -que tengo también en mi poder.

Esto, amigos míos, es la definición de conspiración criminal, chantaje y colusión. Esto no es una teoría. Esto es una evidencia. No se puede tener información que aun está en el futuro informando el tratamiento de una cosa que aun no existía.

Mi cita favorita de esta pandemia es una declaración hecha en 2015 por Peter Daszak. La declaración que fue hecha por Peter Daszak en 2015, reportada en The National Academies Press, el 12 de febrero de 2016. Cito: «Tenemos que aumentar la comprensión pública de la necesidad de contramedidas médicas, tales como una vacuna universal contra los coronavirus (pan coronavirus vaccine). Un impulsor clave son los medios de comunicación, y la economía seguirá la conmoción que se cree. Debemos usar esa conmoción a favor nuestro para ir a los temas reales. Los inversores responderán si ven beneficios al final del proceso«.


Peter Daszak es el principal de Eco-Health Alliance. Es la persona que estaba corroborando independientemente la no-teoría china de la no-fuga de laboratorio. No hubo ninguna fuga de laboratorio. Esto fue convertir intencionalmente la proteína espiga en un arma biológica, para inyectar a a gente y hacerla adicta a una vacuna universal contra el coronavirus. Esto no tiene nada que ver con un patógeno que se haya liberado. Y cada uno de los estudios que se ha lanzado para tratar de verificar una fuga de laboratorio es algo para desviar la atención.

La naturaleza ridícula de la historia de que esta vacuna es de alguna manera profiláctica o preventiva, se burla del 100% de la evidencia, porque la evidencia deja muy claro que no ha habido ningún esfuerzo por parte de ninguna empresa farmacéutica para combatir el virus. Se trata de hacer que la gente se inyecte con la proteína espiga, conocida por su carácter dañino. Así que la historia creada como fachada, es que si se obtiene una expresión de una proteína espiga, uno va a tener algún tipo de alivio sintomático general. Pero el hecho es que nunca ha habido una intención de vacunar a una población, si usamos la definición dentro del universo de la vacunación. Y es importante, quiero decir, vamos a revisar esto explícitamente. Cuando Anthony Fauci trataba desesperadamente de conseguir que se publicaran algunas de sus, cito, «vacunas de ARN sintético», sus propias patentes fueron rechazadas por la oficina de patentes. Y quiero leer lo que la oficina de patentes le dijo, cuando el propio Anthony Fauci del NIAID pensaba que podría generar una vacuna similar al ARNm, y patentarla como vacuna. He aquí la cita: «este argumento es persuasivo en la medida en que un péptido antigénico estimule una respuesta inmune que puede producir anticuerpos que se unen a un péptido o proteína específica, pero no es persuasivo en lo que respecta a una vacuna«.

Bien, esto es la oficina de patentes. Esto no es una especie de agencia de salud pública. Esta es la oficina de patentes. «La respuesta inmunitaria producida por una vacuna debe ser algo más que una simple respuesta inmunitaria. Debe también ser protectora. Como se señaló en la anterior Acción de la Oficina, el estado del arte reconoce que el término vacuna es un compuesto que previene la infección. El solicitante no ha demostrado que la vacuna reivindicada al instante cumpla incluso el estándar más bajo establecido en la especificación, y mucho menos la definición estándar para ser operativa. Por lo tanto, las reivindicaciones cinco, siete y nueve no son operativas, ya que la vacuna contra el VIH -que es en lo que estaba Fauci trabajando-, no es una utilidad patentable«. Así que el propio Anthony Fauci fue informado por la oficina de patentes de que lo que proponía como vacuna no cumplía el estándar de patentes, el estándar legal o el estándar clínico.

(...)

No hay nada como una variante Alfa, Beta, Gama o Delta. Este es el medio por el cual, lo que están desesperadamente buscando, es el grado en el cual puede coaccionarse a los individuos a que acepten algo que de otro modo no aceptarían.

(Fuente: https://www.algora.com/; transcripción completa -a cargo de Agustina Rocca-: https://extramurosrevista.com/)