domingo, 19 de junio de 2022

EL FIN BUSCADO CON LOS CONFINAMIENTOS NO TUVO NADA QUE VER CON LA CONTENCIÓN DEL COVID



La agenda de cierres aplicada por la práctica totalidad de los gobiernos sumisos a la ONU se planeó en nombre de la reducción de emisiones y la desindustrialización. El Covid fue solo una excusa sobrevenida muy bien aprovechada, como demuestra un informe encargado por el gobierno británico.


El informe “Absolute Zero”, elaborado por las Universidad de Oxford y Cambridge -entre otras- y el Imperial College de Londres para el Gobierno del Reino Unido, publicado en noviembre de 2019 (un mes antes de que se identificara el supuesto “primer brote” de Covid-19 en diciembre de 2019 en Wuhan, China) es un documento que aboga por la descarbonización de la economía del primer mundo, por lo que puede ser interpretado como parte de la agenda de cierres que caracteriza a la crisis sistémica manufacturada actual, que ahora también será justificada por el "stablishment" usando la pseudociencia del supuesto cambio climático antropogénico.

¿Recuerdan que en abril de 2021 un director técnico de CNN confesó ante una cámara oculta del Proyecto Veritas que “cuando el COVID se apague, nos enfocaremos en la propaganda del cambio climático”?



Como se sabe, el objetivo real de la crisis sistémica multifactorial manufacturada que el mundo atraviesa actualmente —y en la que el Covid-19 creado en laboratorio ha sido un factor catalizador— es el de interrumpir el crecimiento y desarrollo industrial del planeta, para dirigirlo hacia una Nueva Edad Media high-tech controlada bajo un orden tecnocrático unipolar totalitario dirigido por la nobleza negra anglo-veneciana y sus sicarios de Washington y Silicon Valley.

El cambio climático "provocado por el hombre" es una farsa pseudocientífica fabricada por el Club de Roma, pues aunque sí hay un cambio climático, la verdad es que este no pone al planeta en riesgo y es provocado por fenómenos naturales del clima espacial, y no por emisiones de CO2. En su obra “No hay límites para el crecimiento”, el economista y estadista Lyndon LaRouche demostró que las tesis del Club de Roma sobre “Los límites del crecimiento” que supuestamente hemos alcanzado en este planeta, en realidad son pura charlatanería desde el punto de vista científico.

Por eso, llama mucho la atención que el Informe del Gobierno británico esté siendo divulgado justo ahora que la narrativa oficial del Covid-19 se cae a pedazos, y en un momento en que las élites buscan dar continuidad a su agenda multifactorial que tiene como verdadero objetivo la reducción de la población mundial y la desindustrialización del planeta, no porque los oligarcas globalistas estén preocupados por este, sino porque frenar el crecimiento y el desarrollo de la civilización es la única forma en que ellos pueden mantener el control de la humanidad y de los recursos del planeta para beneficio de sí mismos.

Así, el citado informe revela que se ordenará el cierre de todos los aeropuertos, se ilegalizará el consumo de carne de vacuno y de cordero y no se permitirá la construcción de nuevos edificios para cumplir el compromiso legal de cero emisiones en 2050.

El informe establece que todos los aeropuertos deberán cerrar entre 2020 y 2029, excluyendo los de Heathrow, Glasgow y Belfast, que sólo podrán permanecer abiertos con la condición de que los traslados hacia y desde el aeropuerto se hagan por ferrocarril.

Todos los aeropuertos restantes deberán cerrar entre 2030 y 2049, ya que para cumplir el compromiso legal de cero emisiones en 2050 todos los ciudadanos del Reino Unido deberán “dejar de utilizar los aviones” durante un periodo de tiempo significativo.

Además, el informe afirma que para cumplir la ley del cambio climático se exigirá al público que deje de hacer cualquier cosa que cause emisiones, independientemente de su fuente de energía. Según el informe, esto requerirá que el público no vuelva a comer carne de vacuno o de cordero.

Para ello, el consumo nacional de carne de vacuno y cordero se reducirá en un 50% entre 2020 y 2029. A continuación, entre 2030 y 2049, la carne de vacuno y de cordero será “eliminada”.

El informe también confirma que la construcción de nuevos edificios debe cesar en 2050.

El punto subyacente es que cualquier activo que utilice carbono tendrá un valor esencialmente nulo en 2050. Esto, a su vez, puede fomentar un mayor uso en el período previo a 2050, por ejemplo, construyendo nuevos edificios a un ritmo mucho más rápido durante los próximos 30 años, sabiendo que la construcción debe detenerse entonces.


El objetivo último del Gobierno, consagrado por ley en abril de 2021, es reducir las emisiones de carbono en un 78% para el año 2035. Para lograrlo, los mensajes clave del informe son los siguientes:

“Además de reducir nuestra demanda de energía, para conseguir un nivel de emisiones cero con las tecnologías actuales es necesario eliminar progresivamente los vuelos, el transporte marítimo, la carne de cordero y de vacuno, el acero de altos hornos y el cemento”.

También lo afirman sobre los puestos de trabajo y la ubicación:

“Hay dos implicaciones clave en la forma en que vivimos: en primer lugar, los edificios serán mucho más caros porque las restricciones a la construcción generan escasez sustancial; en segundo lugar, el transporte será mucho más caro porque los límites a los viajes aéreos generarán un exceso de demanda de otras formas de transporte.

(Hacer click sobre la imagen para ampliar)

Los que ahora, en 2019 (momento de elaboración del informe), empiezan la enseñanza secundaria tendrán 43 años en 2050. Pensar en qué educación es apropiada para un conjunto de industrias muy diferentes es una cuestión clave. ¿Debemos seguir formando pilotos de avión? ¿O ingenieros aeronáuticos?”

Y sobre la aplicación de los requisitos dicen:

“Los cambios de comportamiento para lograr el Cero Absoluto son claramente sustanciales. En principio, estos cambios podrían inducirse mediante la modificación de los precios y, por tanto, proporcionando incentivos claros para que el comportamiento cambie. La alternativa es que el gobierno prohíba ciertos tipos de comportamiento y regule los procesos de producción.

Tal vez se pregunte cómo van a conseguir el apoyo de los ciudadanos para cerrar los aeropuertos y dejar de consumir carne de vacuno y de cordero.


(Hacer click sobre la imagen para ampliar)

Bueno, podríamos argumentar que ya están en camino de asegurar el cierre de muchos aeropuertos gracias a las leyes draconianas que el pueblo británico ha estado viviendo desde marzo de 2020 en nombre de la protección contra el Covid.

¿Es sólo una coincidencia que cuatro meses después de la publicación del informe, el Gobierno del Reino Unido haya introducido la ley sobre el coronavirus y haya aplicado un cierre nacional que ha diezmado la industria de los viajes? Una lectura rápida del informe sugiere ciertamente que la verdadera razón del cierre puede haber sido para que el Gobierno pueda cumplir su compromiso de reducir las emisiones.

Obtendrán el apoyo al igual que lo obtuvieron para aplicar leyes ridículas y draconianas con el pretexto de detener la propagación del Covid-19. Leyes que han diezmado la pequeña empresa, nos han quitado las libertades y han creado la que será la mayor crisis sanitaria de la historia al convertir el NHS en el Servicio Nacional de Covid y luego en el Servicio Nacional de Vacunación.


Todo ello lo consiguieron mediante la manipulación psicológica y la coacción. Esto no es una opinión, es un hecho, y está todo documentado en documentos oficiales del Gobierno del Reino Unido que puedes leer aquí, y aquí.

Y van a utilizar exactamente las mismas tácticas para asegurar que usted permita el cierre de todos los aeropuertos y que no vuelva a comer carne de vacuno o de cordero, esto es lo que el informe “Cero Absoluto” recomienda que el Gobierno del Reino Unido implemente para lograr sus objetivos.

Normas sociales y comportamientos individuales

Existe un desajuste entre la escala de las acciones recomendadas por el gobierno (por ejemplo, la conservación de la energía) y las que más comúnmente realizan los individuos (por ejemplo, el reciclaje). Las acciones que pueden tener un gran efecto, como un mejor aislamiento en las casas y no volar, están siendo ignoradas en favor de acciones pequeñas y de alto perfil, como no usar pajitas de plástico. Esto permite que los individuos se sientan satisfechos de “poner su granito de arena” sin hacer realmente los cambios de estilo de vida necesarios para cumplir el objetivo de cero emisiones. Para que el cambio social a gran escala tenga éxito es necesario un nuevo enfoque.

Aunque la idea de que la sociedad adopte medidas radicales y significativas para cumplir los objetivos de emisiones cero podría criticarse por ser idealista, podemos aprender de los cambios culturales históricos. No hace mucho tiempo, se fomentaba el consumo de cigarrillos y se consideraba aceptable en los espacios públicos que frecuentaban los niños, la conducción bajo los efectos del alcohol se practicaba con tal regularidad que mataba a 1.000 personas al año en el Reino Unido, y la discriminación basada en la orientación sexual estaba recogida en la ley. Estas conductas parecen ahora reprobables, lo que demuestra que la sociedad es capaz de reconocer las consecuencias negativas de ciertos comportamientos y de proscribir socialmente su práctica. Por lo tanto, la atención debe centrarse en acelerar la evolución de las nuevas normas sociales con la confianza de que el cambio puede producirse.

Las pruebas de la ciencia del comportamiento, y la larga experiencia en salud pública sobre el cambio de comportamientos en torno al tabaquismo y el alcohol, muestran que la información por sí sola no es suficiente para cambiar el comportamiento. Para realizar los tipos de cambios descritos en este informe tendremos que pensar más ampliamente en los contextos económicos y físicos en los que los diseñadores, ingenieros y miembros del público toman decisiones que determinan las emisiones de carbono.

Al mismo tiempo, una información clara, precisa y transparente sobre los problemas y la eficacia de las soluciones propuestas es esencial para mantener el apoyo público a las intervenciones políticas. La redacción de la comunicación también es importante. Se ha comprobado que los mensajes enmarcados en el miedo y la crisis climática son ineficaces para motivar el cambio.

La longevidad del reto de reducir las emisiones y la falta de consecuencias inmediatas o incluso aparentes de las pequeñas acciones individuales hacen que sea difícil vincularlas a la crisis climática a gran escala. Esto permite a los individuos tomar decisiones que contrastan con su deseo de reducir las emisiones.

La descripción científica no siempre es el medio de comunicación más eficaz, y el lenguaje utilizado para promover las emisiones cero no debería centrarse en un léxico “ecológico” y “verde”, sino en descripciones francas de acciones que apelen a la realización humana. Los estudios sobre el uso del tiempo demuestran que la satisfacción humana no depende estrictamente del uso de la energía: las actividades que más disfrutamos son las que menos energía requieren.

Los consumidores pueden sentirse satisfechos en un paisaje de cero emisiones”.

Pero también obtendrán el apoyo que necesitan condicionando y adoctrinando a sus hijos en las escuelas:

“Empezando por las decisiones difíciles, un entorno educativo debería proporcionar una línea de tiempo para las acciones que debe tomar la humanidad con el fin de asegurar que alcanzamos nuestros objetivos de reducción de carbono para 2050. Trabajando hacia atrás desde 2050, y elaborando secuencialmente el orden y el calendario en el que deben tomarse las acciones clave de mitigación, puede establecerse una hoja de ruta para la restricción necesaria.

En el sistema de enseñanza secundaria, esta hoja de ruta es esencial para suscitar las preguntas que inevitablemente plantearán los escolares. Esto permitirá explorar un cambio real en la mentalidad de aquellos que necesitarán abrazar el cambio más que nunca más adelante en sus vidas.


Surgirán grandes preguntas, como: ¿desaparecerán los motores de combustión interna, desaparecerán los aviones, desaparecerá la agricultura de carne y leche, y tendremos que dejar de construir cosas? Si hacemos que los niños en edad escolar se den cuenta de que es apropiado plantear las enormes preguntas, permitiremos que se adopte el cambio a través de la educación.”

Todo esto se hará para, supuestamente, reducir las emisiones de carbono debido al supuesto peligro del calentamiento global.

La huella de carbono media por persona en el Reino Unido, al año, es de 12,7 toneladas de CO2e.

Su calefacción tendría que estar a pleno rendimiento durante 80 días seguidos para producir 12,7 toneladas de CO2e.

Tendría que recorrer 23.000 millas en un coche medio para emitir 12,7 toneladas de CO2e (eso es una vuelta alrededor del mundo).

Habría que comer más de 1.000 filetes de carne para producir 12,7 toneladas de CO2e.

En términos de las emisiones globales anuales de carbono de aproximadamente 38.000 megatoneladas de CO2e, 12,7 toneladas no parece mucho. Pero si tenemos en cuenta que la población del Reino Unido es de 68 millones de personas y la mundial se acerca a los 8.000 millones, de repente parece que para cumplir un objetivo que está consagrado en la legislación británica y que debe cumplirse legalmente, puede ser más fácil reducir la población del Reino Unido …

Y los últimos dieciséis meses han visto:

Un cierre tras otro que ha destruido la pequeña empresa y la industria de la aviación.

La aparición de pruebas que sugieren que a los ancianos y vulnerables se les practicó la eutanasia en residencias de ancianos y luego se dijo que habían muerto de Covid-19.

Las estadísticas muestran que las personas discapacitadas representan 3 de cada 5 muertes por Covid-19.

Y un programa de vacunación experimental que no impide contagiarse o propagar el supuesto virus Covid-19.

Sin embargo, las autoridades están muy interesadas en vacunar a todos los hombres, mujeres y niños. Todo ello a pesar de que se han notificado más de un millón de reacciones adversas al programa de la Tarjeta Amarilla de la MHRA y más de 1.400 muertes. Un sistema que, según la MHRA, sólo se notifica entre el 1% y el 10% de las reacciones adversas.


Si usted lee el informe “Cero Absoluto”, elaborado por la Universidad de Oxford -que desarrolló la vacuna Covid-19 de AstraZeneca- y el Imperial College de Londres -cuya labor fue fundamental para proporcionar modelos defectuosos que se utilizaron para justificar los cierres draconianos tanto en el Reino Unido como en Estados Unidos- se dará cuenta de que los últimos dos años han sido parte de una agenda mucho más siniestra que no ha hecho más que empezar.

(Fuente: https://expose-news.com/; visto en https://www.mentealternativa.com/)

7 comentarios:

  1. O sea que lo de que el objetivo de la vacunación era matarnos a todos ya lo vamos olvidando ¿no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el fastuoso ejemplo que nos traes de la “falacia de generalización abusiva”: exagerar algo para luego atacar la caricatura presentada, y no la realidad.

      Me temo que el objetivo de la falsa vacuna sigue siendo la reducción de la población, solo que ”reducción” no es ”exterminio”. En el segundo caso, ¿quién le haría las tareas domésticas a la élite?

      Lo tienes bien clarito en las piedras-guía de Georgia: https://astillasderealidad2.blogspot.com/2013/05/las-piedras-guia-de-georgia-el-programa.html.

      Aquí ni se olvidan las cosas ni se cambia de caballo a mitad de carrera.

      Eliminar
    2. Zasssss en toda la boca jajaja

      Eliminar
    3. Anónimo... Puede aplicar eso de "si no se habla no existe" pero la realidad sigue su camino.

      Eliminar
  2. Cuando en el 2030 veas que la población mundial ha alcanzado los 8000 millones te acordarás de lo crédulo que fuiste...

    ResponderEliminar
  3. En mi comentario no me refería a ti, Poseso, sino al del artículo, que no menciona para nada la "reducción de la población" como uno de los objetivos de la vacunación.

    Respecto a la acusación de "falacia de generalización"... no la veo por ningún lado: si el objetivo de la vacunación es reducir la población a 500 millones -como proponen las piedras esas- es "matarnos a todos" realmente nos van a matar a todos -cosa que sigo siempre me ha costado mucho creer... y cada vez me creo menos... pero bueno, el tiempo dirá.

    ResponderEliminar
  4. https://odysee.com/@akashacomunidad:0/KAW20220606:7

    ResponderEliminar