martes, 21 de junio de 2022

EL SURGIMIENTO DEL NEOFASCISMO EN LA SALUD PÚBLICA



El fascismo es el arte de ocultar la verdad tras una fachada de virtud sana. Es, presumiblemente, tan antiguo como la humanidad. Mussolini se limitó a darle un nombre, ocultando sus ideas autoritarias detrás del drenaje de pantanos, la renovación de aldeas, los niños en la escuela y los trenes a tiempo. La imagen del nazismo en los años 30 no era las de las ventanas rotas y ancianos golpeados en la calle, sino la de jóvenes sonrientes y felices trabajando juntos al aire libre para reconstruir el país.

Es peligroso asignar esas etiquetas a la actualidad, porque conllevan una carga pesada, pero también ayuda a determinar si la carga actual que alguna vez creímos progresista es en realidad regresiva. Aquellos jóvenes sonrientes y felices de los años 30 fueron, de hecho, adiestrados en las artes de la autosatisfacción, la denigración de los conceptos erróneos y la obediencia colectiva. Sabían que tenían razón y que el problema estaba en el otro lado. ¿Te suena esto familiar?

Los cambios sociales de los dos últimos años han sido definidos y dirigidos por la "salud pública". Por tanto, es justo buscar analogías con la salud pública en el pasado para ayudar a entender lo que está ocurriendo, cuáles son los motores y a dónde pueden llevar. Hemos visto a nuestras profesiones de la salud pública y a las asociaciones que las representan reclamar la discriminación activa y la coerción sobre la elección médica. Han abogado por políticas que empobrecen a otros, al tiempo que mantienen sus propios sueldos, controlan la vida familiar normal e incluso dictan la forma en que la gente puede llorar a sus muertos.

Los hospitales han rechazado los trasplantes de aquellos que tomaron decisiones médicas no relacionadas que no gustaron al hospital. He sido testigo de cómo negaban a una familia el acceso a un ser querido moribundo hasta que aceptara las inyecciones que no quería, y luego permitían el acceso inmediato, confirmando así que lo que se buscaba no era la inmunidad, sino la conformidad.


Campo de internamiento de Howard Springs (Australia,) en el que ejército ha confi-
nado a la fuerza no solo a personas con casos positivos de Covid, sino también a ma-
nifestantes y ciudadanos que se han significado en la denuncia del fascismo sanitario

Todos hemos visto a destacados profesionales de la salud vilipendiar y denigrar públicamente a colegas que trataban de reafirmar los principios en los que todos nos hemos formado: ausencia de coacción, consentimiento informado y no discriminación. En lugar de poner a las personas en primer lugar, un colega profesional me informó en una discusión sobre las evidencias y la ética que el papel de los médicos de la salud pública era aplicar las instrucciones del gobierno. Obediencia colectiva.

Estas medidas se han justificado por el "bien mayor", un término indefinido porque ningún gobierno que defienda esta retórica ha publicado en dos años datos claros sobre la relación coste-beneficio que demuestren que el "bien" supera el daño. Sin embargo, el recuento real, aunque importante, no es la cuestión. El "bien mayor" se ha convertido en una razón para que las profesiones de la salud pública anulen el concepto de la primacía de los derechos individuales.

Han decidido que la discriminación, la estigmatización y la supresión de las minorías son aceptables para "proteger" a la mayoría. De eso se trataba y sigue siendo el fascismo. Y quienes han promovido eslóganes como "la pandemia de los no vacunados" o "nadie está a salvo hasta que todo el mundo esté a salvo" conocen la intención y los posibles resultados de convertir a las minorías en chivos expiatorios.

También saben por la historia que el carácter falaz de estas declaraciones no impide su impacto. El fascismo es el enemigo de la verdad, y nunca su servidor.

El propósito de este artículo es sugerir que llamemos a las cosas por su nombre. Que digamos las cosas como son, que digamos la verdad. Las vacunas son productos farmacéuticos con distintos beneficios y riesgos, al igual que los árboles son elementos de madera con hojas. Son las personas las que tienen derechos sobre su propio cuerpo, no los médicos ni los gobiernos, en cualquier sociedad que considere que todas las personas tienen un valor igual e intrínseco.

La estigmatización, la discriminación y la exclusión en función de las opciones de atención sanitaria, ya sea por el VIH, el cáncer o el COVID-19, son erróneas. Excluir y vilipendiar a los colegas por tener opiniones diferentes sobre el uso de medicamentos seguros es arrogante. Denunciar a quienes se niegan a seguir órdenes contrarias a la ética y moral es peligroso.

Seguir ciegamente los dictados de los gobiernos y las empresas simplemente para conformarse con el "grupo" no tiene nada que ver con la salud pública ética. Tiene más en común con las ideologías fascistas del siglo pasado que con lo que se enseñaba en los cursos de salud pública que cursé. Si esta es la sociedad que queremos desarrollar hoy, tenemos que decirlo abiertamente y no escondernos detrás de falsas virtudes como la "equidad de la vacuna" o "todos en el mismo barco".

No nos dejemos encerrar en las sutilezas políticas de "izquierda" y "derecha". Los líderes de los dos principales regímenes fascistas de Europa en la década de 1930 eran de "izquierda". Se basaron en gran medida en los conceptos de salud pública del "bien mayor" para eliminar a los pensadores inferiores y a los inconformistas.

Nuestra situación actual exige introspección, no partidismo. Como profesión, hemos cumplido con las directivas de discriminar, estigmatizar y excluir, al mismo tiempo que difuminamos los requisitos del consentimiento informado. Hemos contribuido a la supresión de los derechos humanos básicos: a la autonomía corporal, a la educación, al trabajo, a la vida familiar, a la circulación y a los viajes. Hemos seguido a los autoritarios de las empresas, ignorando sus conflictos de intereses y enriqueciéndolos mientras nuestros ciudadanos se empobrecían. La sanidad pública no ha sabido situar a la gente a cargo y se ha convertido en el portavoz de una pequeña minoría rica y poderosa.

Podemos seguir por este camino, y probablemente terminará como la última vez, excepto que quizás sin los ejércitos de otros para derrocar la monstruosidad que hemos apoyado.

O podemos encontrar la humildad, recordar que la sanidad pública debe estar al servicio del pueblo y no ser el instrumento de quienes pretenden controlarlo, y eliminar al monstruo de nuestro entorno. Si no apoyamos el fascismo, podemos dejar de ser su instrumento. Podríamos lograr esto simplemente siguiendo la ética y los principios fundamentales en los que se basan nuestras profesiones.

David Bell
(Fuente: https://brownstone.org/; visto en http://www.verdadypaciencia.com/)

1 comentario: