sábado, 18 de junio de 2022

NAOMI WOLF: "QUERIDOS AMIGOS, SIENTO ANUNCIARLES UN GENOCIDIO"



He estado en silencio durante algunas semanas. Perdonadme.

La verdad es que me he quedado casi sin palabras, o el equivalente literario de eso, porque recientemente he tenido la poco envidiable tarea de intentar anunciar al mundo que, efectivamente, un genocidio, o lo que he llamado, torpemente pero con urgencia, una "mortandad de bebés" está en marcha.

Los Voluntarios de la Investigación de los Documentos de Pfizer de WarRoom/DailyClout, un grupo de 3.000 médicos, enfermeras, bioestadísticos, investigadores de fraudes médicos, clínicos de laboratorio y científicos de investigación altamente acreditados, han estado elaborando un informe tras otro, como ya sabréis, para decirle al mundo lo que hay en los 55.000 documentos internos de Pfizer que la FDA había pedido a un tribunal que mantuviera en secreto durante 75 años.

Por orden judicial, estos documentos fueron revelados a la fuerza. Y nuestros expertos están sirviendo a la humanidad leyéndolos y explicándolos en términos sencillos. Puedes encontrar todos los informes de los voluntarios en DailyClout.io.

Las mentiras reveladas son impresionantes.

Los voluntarios de WarRoom/DailyClout han confirmado que Pfizer (y, por tanto, la FDA) sabía en diciembre de 2020 que las vacunas de ARNm no funcionaban, que "disminuían su eficacia" y presentaban un "fallo vacunal". Un efecto secundario de vacunarse, como sabían un mes después del lanzamiento masivo de 2020, era la "COVID".

Pfizer sabía en mayo de 2021 que los corazones de 35 menores habían sido dañados una semana después de la inyección de ARNm, pero la FDA aprobó la autorización de uso de emergencia para adolescentes un mes después igualmente, y los padres no recibieron un comunicado de prensa del gobierno de EEUU sobre los daños al corazón hasta agosto de 2021, después de que miles de adolescentes fueron vacunados.

Pfizer (y por tanto la FDA; muchos de los documentos dicen "FDA: CONFIDENCIAL" en el límite inferior) sabían que, al contrario de lo que aseguraban los muy bien pagados portavoces y médicos comprados, las nanopartículas de ARNm, proteína espiga y lípidos no se quedaban en el lugar de la inyección en el deltoides, sino que pasaban en 48 horas al torrente sanguíneo, desde donde se alojaban en el hígado, bazo, glándulas suprarrenales, ganglios linfáticos y, si eres mujer, ovarios.

Pfizer (y, por tanto, la FDA) sabía que la vacuna de Moderna tenía 100 mcg de ARNm, nanopartículas lipídicas y proteína espiga, que era más de tres veces los 30 mcg de la dosis de Pfizer para adultos. Los documentos internos de la compañía muestran una mayor tasa de eventos adversos con la dosis de 100 mcg, por lo que dejaron de experimentar con esa cantidad internamente debido a su "reactogenicidad", palabras de Pfizer, pero nadie se lo dijo a todos los millones de estadounidenses que recibieron la primera y segunda dosis de 100 mcg de Moderna, y los "refuerzos".

Pfizer sesgó los sujetos del ensayo para que casi tres cuartas partes fueran mujeres, un género menos propenso a sufrir daños cardíacos. Y "perdió" los registros de lo que pasó con cientos de sujetos de prueba.

En los ensayos internos se produjeron más de 42.000 acontecimientos adversos y murieron más de 1.200 personas. Cuatro de los que murieron lo hicieron el mismo día en que fueron inyectados.

Los eventos adversos contabilizados en los documentos internos de Pfizer son completamente diferentes a los reportados en el sitio web de los CDC o anunciados por médicos corruptos y organizaciones médicas y hospitales. Estos incluyen amplias acumulaciones de dolor en las articulaciones, dolor muscular (mialgia), graves efectos neurológicos, incluida la esclerosis múltiple, Guillain Barre y parálisis de Bell, encefalitis, todas las iteraciones posibles de la coagulación de la sangre, trombocitopenia a escala, derrames cerebrales, hemorragias y muchos tipos de ruptura de membranas en todo el cuerpo humano.

Los efectos secundarios que Pfizer y la FDA conocían, pero tú no, incluyen problemas de ampollas, sarpullidos, herpes zóster y afecciones herpéticas (de hecho, una variedad de ampollas que presagian extrañamente los síntomas de la viruela del mono).

Los documentos internos muestran que Pfizer (y, por tanto, la FDA) sabía que las ronchas rojas o la urticaria eran una reacción común al PEG, un alérgeno derivado del petróleo presente en los ingredientes de la vacuna, uno que ciertamente no se debe ingerir. De hecho, el PEG es un alérgeno tan grave que muchas personas pueden sufrir un choque anafiláctico si se exponen a él. Pero a las personas alérgicas al PEG no se les advirtió de que no debían vacunarse ni fueron vigiladas cuidadosamente por sus médicos con un EpiPen (autoinyector de epinefrina) en la mano. Se les abandonó a su suerte.

Pfizer sabía que la "exposición" a la vacuna se produciría con el contacto sexual (especialmente en el momento de la concepción), contacto con la piel, inhalación o lactancia. Los "verificadores" pueden negar esto todo lo que quieran. Los documentos hablan por sí mismos.

Por supuesto, las personas que han tratado de plantear cualquiera de estas cuestiones han sido despreciadas, amonestadas por el Presidente, calificadas de locas y marginadas.

Los atletas, estudiantes universitarios y adolescentes se derrumban en los campos de fútbol. Los médicos encogen los hombros y expresan su desconcierto. Pero la presentación de BioNTech ante la SEC (Cohorte de Exposicón Especial) muestra un hecho sobre el que los CDC y la AMA (Asociación Médica Americana) no dicen ni una palabra: desmayarse tan violentamente que puedes hacerte daño es uno de los efectos secundarios lo suficientemente importante como para que BioNTech lo destaque ante la SEC.

Pero no para revelarnoslo a ti o a mí.

Pude procesar todo esto y seguir simplemente informando. Pero en las últimas semanas el horror me invadió. Porque ahora, los voluntarios, bajo la excelente dirección de la directora del programa Amy Kelly, han confirmado que hay un genocidio en marcha, intencionado o no. Y la periodista israelí Etana Hecht ha añadido su propio y magnífico análisis. Aquí está el resumen de la Sra. Hecht de los hallazgos de los voluntarios:


Parece que sí puede haber un genocidio fortuito. La propia reproducción es el objetivo, intencionado o no, de las vacunas de ARNm. Y se sabe que se daña la reproducción, y que se daña a los bebés y a los fetos, y se sabe que esto es a gran escala. Todos los que en Pfizer y la FDA leyeron estos documentos lo sabían, y pese a ello no parecen haber tenido reparos en convertirse en cómplices de un genocidio.

Los voluntarios de WarRoom/DailyClout han confirmado que las nanopartículas lipídicas, las diminutas carcasas de grasa dura que contienen el ARNm, atraviesan la membrana amniótica. Eso significa que entran en el entorno del feto, por supuesto (también atraviesan la barrera hematoencefálica, lo que puede ayudar a explicar los accidentes cerebrovasculares y los problemas cognitivos posteriores a la vacunación con ARNm que estamos viendo). Los voluntarios han profundizado en los informes de los documentos de Pfizer sobre el embarazo, encontrando que la garantía de que la vacuna es "segura y eficaz" para las embarazadas, se basó en un estudio de 44 ratas francesas, seguidas durante 42 días (los científicos que dirigieron el estudio son accionistas o empleados de BioNTech.

Los voluntarios descubrieron que, aunque las mujeres embarazadas fueron excluidas de los estudios internos y, por tanto, de la autorización de uso de emergencia en la que se basó la garantía de que la vacuna era "segura y eficaz", sin embargo, unas 270 mujeres se quedaron embarazadas durante el estudio. Los historiales de más de 230 de ellas se "perdieron", pero de las 36 mujeres embarazadas cuyos resultados se siguieron, 28 perdieron a sus bebés.

Los voluntarios descubrieron que un bebé murió tras ser amamantado por una madre lactante vacunada, y se descubrió que tenía el hígado inflamado. Muchos bebés amamantados por madres vacunadas mostraron agitación, malestar gastrointestinal y falta de crecimiento, y se manifestaban inconsolables.

Estoy escuchando informes anecdóticos de estos síntomas en bebés amamantados por madres vacunadas, ahora, desde todo el país.

Los documentos de Pfizer también muestran que algunas madres vacunadas tuvieron una lactancia suprimida, o no pudieron producir leche en absoluto.

Los médicos, por supuesto, están perplejos por todo esto. Perplejos.

La base de datos de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) tiene un estudio preimpreso en el que se argumenta que hay cantidades insignificantes de PEG en la leche materna de las vacunadas.

¿Pero qué es una cantidad insignificante de un producto petrolífero en la leche materna cuando se trata de un pequeño recién nacido sin inmunidad justo al llegar al mundo? El propio preimpreso de los NIH informaba de mayores niveles de malestar gastrointestinal e insomnio en los bebés estudiados, y una madre tenía niveles elevados de PEG en la leche materna, y la letra pequeña concluye que se necesitan más estudios:

"Se necesitan estudios más amplios para aumentar nuestra comprensión de la transferencia de PEG a la leche humana y los efectos potenciales tras su ingestión por el bebé. Aunque el consenso de los expertos afirma que el riesgo potencial para el lactante de la vacunación materna anti-Covid-19 es mínimo o nulo, los síntomas menores que se notificaron (cambios en el sueño y síntomas gastrointestinales) podrían investigarse más a fondo en futuros estudios para determinar si están relacionados con la vacunación".

Dado que ningún bebé murió en el breve periodo de tiempo que duró el minúsculo estudio, este concluyó que los lactantes no sufrieron verdaderos efectos nocivos por parte de las madres vacunadas. Pero el estudio no hizo un seguimiento de estos pobres bebés, con su reconocida falta de sueño y su confirmado malestar gastrointestinal, para ver si realmente "prosperaban", ganaban peso y se desarrollaban normalmente.


Sobre la base de una ciencia tan defectuosa, se aseguró a las mujeres que las vacunas eran "seguras y efectivas" para ellas y para sus bebés lactantes.

Pero cuatro de las mujeres lactantes vacunadas en los documentos de Pfizer reportaron leche materna "azul verdosa". No me lo estoy inventando. Y el caso del bebé lactante que murió, con el hígado inflamado, ha sido enterrado; no ha llegado a los titulares.

Casualmente o no, la MISMA FDA que hizo la vista gorda ante los enormes daños a los seres humanos, y a la subcategoría de madres y bebés, en los documentos de Pfizer, declaró que Abbot, uno de los principales productores de leche de fórmula para bebés en EEUU, tenía que cerrar su fábrica.

Casualmente, con poca fórmula disponible y algunas o muchas (no lo sabemos) mamás vacunadas que tienen su leche materna comprometida, resulta que Bill Gates, Jeff Bezos, Richard Branson y Mark Zuckerberg han invertido en una empresa emergente llamada "BioMilq", que produce leche materna cultivada en laboratorio a partir de células mamarias. Los informes de esta empresa incluyen este lenguaje tipo Frankenstein como si esto fuera normal:

"El equipo de BIOMILQ crea su producto a partir de células extraídas del tejido mamario y la leche humana, donadas por mujeres de la comunidad local, que obtienen a cambio una tarjeta regalo de Target".

Por si todo esto no fuera lo suficientemente horrible, la Sra. Hecht se basó en estudios de tres países (Canadá, Escocia y ahora Israel) para demostrar que los bebés mueren de forma desproporcionada, durante y después de 2021, en los países altamente vacunados, y que los recién nacidos mueren de forma desproporcionada si tienen madres vacunadas frente a madres no vacunadas.


En Escocia, país altamente vacunado, en 2021 murió casi el doble de bebés que en las cifras de referencia.

En Ontario, Canadá, 86 bebés murieron en 2021 frente a una cifra de referencia de cuatro o cinco; se trató de una mortandad de bebés tan grave que un valiente parlamentario llevó el asunto al Parlamento.

En Israel, en el Hospital RamBam de Haifa, hubo un 34% más de abortos espontáneos y mortinatos en mujeres vacunadas que en no vacunadas.


La señora Hecht también señala que la desregulación menstrual en las mujeres vacunadas está plenamente confirmada ahora por muchos estudios, con una media de un día más de sangrado al mes (efecto secundario sobre el que advertí en marzo de 2021, lo que a su vez hizo que un comentarista de la CNN me insultara y me eliminaran permanentemente de Twitter).

No hace falta más que biología de octavo grado para saber que un ciclo menstrual desregulado, por no hablar de la acumulación de proteínas en los ovarios; de la perforación de las membranas del cuerpo, incluido el saco amniótico, por diminutas nanopartículas de lípidos grasos duros; del PEG en la leche materna; todo ello va a afectar a la fertilidad, salud del feto, parto y bienestar o malestar gastrointestinal del bebé, así como a su capacidad o fracaso para prosperar (por no hablar de la consolidación).

Y ahora los bebés están muriendo. Ahora ampliad los datos de Canadá, Escocia e Israel a todas las naciones vacunadas del mundo.

¿Qué hacemos ante esto?

Sabiendo, como sé ahora, que Pfizer y la FDA sabían que los bebés estaban muriendo y que la leche de las madres se decoloraba con sólo mirar sus propios registros internos; sabiendo como sé que no alertaron a nadie y mucho menos detuvieron lo que estaban haciendo, y que hasta el día de hoy Pfizer, la FDA y otras entidades demoníacas de "salud pública" están presionando para vacunar con ARNm a más y más mujeres embarazadas; ahora que están a punto de obligar a esto a las mujeres en África, y otras naciones de bajos ingresos que no están buscando vacunas de ARNm, por el CEO de Pfizer Bourla esta semana pasada en el FEM, y sabiendo que Pfizer está presionando y puede incluso recibir una autorización de uso de emergencia para bebés a cinco años, debo concluir que estamos contemplando un abismo de maldad no visto desde 1945.

Así que no sé vosotros, pero yo debo cambiar de marcha con este tipo de conocimiento incalificable a otro tipo de discurso.

No digo que esto sea exactamente como encontrar pruebas de los experimentos del Dr. Mengele; pero sí digo, con estos hallazgos, que ahora la comparación puede no ser tan excesiva.

Estos antihumanos de Pfizer, que hablaron en el FEM; estos antihumanos de la FDA; sabiendo lo que saben, están apuntando al milagroso cuerpo femenino con su capacidad de concebir, gestar, dar a luz y nutrir la vida. Están apuntando a la capacidad del cuerpo femenino de sostener a un ser humano recién nacido con nada más que él mismo. Su objetivo es la membrana amniótica, los ovarios que liberan el óvulo, la linfa y la sangre que contribuyen a la formación de la leche materna, el feto en el útero, indefenso.

Se dirigen al entorno mismo del feto humano, uno de los espacios más sagrados de esta tierra, si no el más sagrado.

Y lo saben.

No sé vosotros, y no estoy haciendo proselitismo, pero como sabréis si me leéis aquí, en estos días apocalípticos, me dirijo a la oración. He empezado a decir en público, una vez que he tenido que afrontar el hecho de la mortandad de bebés, que este es un tiempo bíblico; y me refiero al bíblico Antiguo Testamento.

(...)

Es un tiempo en el que ha-Satan, Satanás, "va de un lado a otro en la tierra, y [...], camina arriba y abajo en ella", como lo describe Job 2.

Es una época de demonios que se pasean por espacios humanos, aunque ellos mismos parecen bastante humanos, engreídos en sus trajes italianos en los paneles del Foro Económico Mundial.

Ha-Satan y sus ejércitos arruinando la concepción, la leche, la menstruación, el tacto, el acunamiento del bebé por su madre, arruinando la alimentación del bebé; arruinando a los propios bebés.

¿Qué se hace cuando la propia humanidad está amenazada, cuando hay batallones profesionales y departamentos burocráticos de personas que actúan con anatema hacia la raza humana? vez.

Esta vez podría ser realmente la última.

(Fuente: https://naomiwolf.substack.com/; visto en https://es.sott.net/)

1 comentario:

  1. Me siento y estoy horrorizada y DIOS sabe que no busco un sesgo de confirmación....
    Lo he leído y ya está...
    Voy a ser positiva...
    Y todo va a salir BIEN...
    .

    ResponderEliminar