lunes, 13 de junio de 2022

RELACIONAN LAS "VACUNAS" COVID CON UN NUEVO TIPO DE TRASTORNO CEREBRAL DEGENERATIVO E INCURABLE



Un estudio francés en reimpresión sugiere que las "vacunas" de Pfizer, Moderna y AstraZeneca pueden haber contribuido a la aparición de un nuevo tipo de enfermedad de Creutzfeldt-Jakob (ECJ, una enfermedad cerebral rara y mortal), siendo esta variante esporádica mucho más agresiva y de rápida progresión que la forma tradicional de la enfermedad.

La enfermedad de Creutzfeldt-Jakob está causada por anomalías en una proteína del cerebro llamada prión. Las proteínas que se producen de forma natural suelen ser inofensivas, pero cuando enferman o se pliegan mal, hacen que los priones cercanos también se deformen, lo que provoca el deterioro del tejido cerebral y, finalmente, la muerte.

La enfermedad es incurable, ya que una vez que un prión se infecta, continúa propagándose a otros priones, y actualmente no existe ningún tratamiento capaz de detener su progreso.

La mayoría de los casos de ECJ son del tipo esporádico, lo que significa que la infección aparece sin motivo aparente. Un pequeño subgrupo de personas son diagnosticadas debido a la herencia.

La enfermedad de Creutzfeldt-Jakob esporádica, aunque se produce de forma aleatoria, se ha relacionado con el consumo de carne contaminada, como la de una vaca infectada con priones enfermos.

Aunque la variante Omicron de COVID-19 no lleva una región priónica en su proteína de espiga, la variante original de Wuhan de COVID-19 sí la tenía. Por lo tanto, cuando la información del gen de la proteína de espiga de la variante de Wuhan se convirtió en una vacuna como parte de las vacunas de ARNm y ADN adenoviral, también se incorporó la región priónica. Un estudio estadounidense publicado en la revista Microorganisms indicó que la zona priónica es capaz de interactuar con las células humanas.

Después de que un paciente tome una vacuna de ARNm de Pfizer o Moderna, el ARNm se incorpora de forma natural a las células de la persona, que luego utilizan las instrucciones del ARNm para producir una proteína sintética de espiga. Esto engaña a las células haciéndoles creer que han sido infectadas, de modo que crean una memoria inmunológica contra un componente del coronavirus.

En el caso de la "vacuna" de AstraZeneca, que utiliza una plataforma de vectores adenovirales, el ADN de la proteína de la espiga se transporta a la célula a través de un vector adenoviral y luego al núcleo, donde se almacena todo el ADN humano. Desde allí, el ADN se transcribe en ARNm y se convierte en la proteína de la espiga.

Aunque las principales organizaciones sanitarias afirman que el material genético de las vacunas no se incorpora al ADN humano, los estudios de ARNm realizados en células humanas en laboratorio han descubierto que el ARNm puede transcribirse en ADN y luego incorporarse al genoma humano.

Por desgracia, el proceso biológico de traducción de la información del ARNm en proteínas no es perfecto ni inmune a los errores, y puede producirse un mal plegamiento de las proteínas.

Otro estudio estadounidense, publicado en el International Journal of Vaccine Theory, Practice, and Research, especulaba con que una proteína de espiga mal plegada podría, a su vez, crear una región priónica mal plegada que podría interactuar con priones sanos para causar daños, dando lugar a la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob.

Estudios anteriores sobre la ECJ en grupos caníbales (población en la que la enfermedad es endémica, nota del "blogger") han indicado que la ECJ puede permanecer latente tras la infección durante unos 10 años o más. Sin embargo, los autores del estudio francés descubrieron que los casos de ECJ observados en individuos que habían recibido las vacunas COVID-19 fueron mucho más rápidos en su aparición, con síntomas que aparecieron a los 11,38 días de haber sido vacunados.

Un estudio revisado en Turquía identificó un caso repentino de ECJ en una mujer de 82 años cuyos síntomas aparecieron un día después de recibir la primera dosis de la vacuna Sinovac COVID-19, también conocida como CoronaVac. A diferencia de las vacunas basadas en ARNm y vectores, CoronaVac es una vacuna inactivada, lo que significa que contiene una versión inactivada del coronavirus original.

El estudio francés identificó 26 casos en Europa y Estados Unidos. Veinte de los individuos ya habían fallecido cuando se redactó el estudio, y la muerte se produjo, de media, 4,76 meses después de ser vacunados.

“Esto confirma la naturaleza radicalmente diferente de esta nueva forma de ECJ, mientras que la forma clásica requiere varias décadas”, escribieron los investigadores.

El autor principal del estudio, el Dr. Jean-Claude Pérez, informó a The Epoch Times el 6 de junio por correo electrónico de que los 26 pacientes habían muerto.

Marina Zhang
(Fuente: https://www.theepochtimes.com/; visto en https://www.mentealternativa.com/)

4 comentarios:

  1. https://www.larazon.es/salud/20220612/a5g3373lifbnveopp34z4w3wni.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los comentarios de este articulo de la Razón son geniales...

      Eliminar
  2. Los 26 si... pero con la posmodernidad... no cuenta a los millones de enfermos asintomáticos que ni se enteraron. Por eso nuestros amorosos medios no se tomaron la molestia de contarlo.

    Saltarse los sistemas de protección, igual que suponer que todo nace defectuoso, no es buena idea.

    ResponderEliminar
  3. Ah bueno, si afecta al cerebro tranquilos, no hará mucho daño a la población jajajaja

    ResponderEliminar